martes, 12 de febrero de 2013

Muerte de José Linares





9 de mayo de 1778.  Falleció el Teniente coronel de infantería don  José de Linares a quien Manuel Centurión dejó encargado de la Gobernación de Guayana al separarse del cargo, virtualmente por razones de salud aunque influyó mucho en su decisión el conflicto sostenido con los misioneros capuchinos a los cuales el Rey les dio la razón.
Don José Linares,  de 55 años, un año, murió un año después  de posesionarse como Gobernador de Guayana,  don Antonio de Pereda Luscanótegui y Boulet, coincidiendo el comienzo de su ejercicio con el nuevo status de la provincia: Guayana que al lado de Nueva Andalucía (Cumaná), Maracaibo, Margarita, Trinidad y Caracas como Capital, había pasado a formar parte de la primera unidad geopolítica de la Venezuela actual.
            El 27 de abril de 1776, el Rey nombró como nuevo Gobernador y comandante general de Guayana a don Antonio de Pereda, Capitán del Regimiento de Cantabria, pero éste no tomó posesión de su cargo sino el 27 de mayo de 1777.
            Mientras llegara Pereda, Centurión dejó encargado al Teniente coronel de infantería don José Linares, a quien el Rey había concedido el empleo de Comandante de toda la tropa de la provincia, facultado al mismo tiempo para sustituir al Gobernador en caso de ausencia o enfermedad grave.
            Por Real Cédula del 8 de septiembre de 1777, las provincias de Guayana, Cumaná, Maracaibo, Margarita y Trinidad, quedaron separadas de la Nueva Granada e incorporadas a Venezuela, provincia que por efectos de la misma Cédula Real quedó elevada a la categoría de Capitanía General. El nuevo status requería de un nuevo gobernante para la Capitanía y el Rey Carlos III, quien estaba a punto de morir, concedió el honor a Luis Unzaga y Amezaga.
            Antonio de Pereda Lascanotegui y Boulet tuvo para entonces de subalterno a José Felipe de Inciarte Sánchez, quien más adelante sería gobernador de Guayana.
            Inciarte, empleado de la Compañía Guipuzcuana, fue nombrado por el Intendente de Caracas, José de Abalos, como comisionado subalterno del gobernador Pereda, para cumplir una instrucción de reconocimientos y posterior poblamiento de la costa guayanesa del Bajo Orinoco, a fin de frenar las incursiones de holandeses y portugueses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada