jueves, 8 de septiembre de 2016

Acta 159 del Congreso de Angostura

8 de septiembre de 1819.- En la capital de Guayana, a ocho de septiembre de mil ochocientos diez y nueve. Reunidos en la sala de sesiones el señor presidente Roscio y demás señores diputados Urbaneja, Martínez, España, Peraza, Uribe, Cádiz, Briceño, Guevara, generales Guevara y Montilla, Afanador, Machado, Cardoso, Alcalá, Conde, Alzuru y Vallenilla, se empezó la sesión abriéndose un pliego rotulado por un ciudadano de Venezuela a la soberanía, el cual contenía una representación firmada por el coronel José Manuel Torres, proponiendo va­rias medidas para la salvación de la patria.
Continuó la discusión pendiente en la sesión de ayer, y entrando en ella fue interrumpida por la entrada del señor Vicepresidente del Estado, quien captando la venia acostumbrada, leyó una representación por la que renun­ciaba su encargo.
Volvió a seguirse la discusión pendiente, y el señor Cádiz hizo las pro­posiciones siguientes: Primera: Que se destine a la Margarita al general Juan Bautista Arismendi, con facultades del Soberano Congreso, que le transmiti­rá el señor Vicepresidente de la República para que a nombre del Gobierno de Venezuela y obligando sus propiedades nacionales, contrate víveres y demás necesario para las subsistencias de las tropas inglesas hasta que sean destina­das. Segunda: que habiendo el reparo de la causa pendiente de dicho General, estando cerciorado el Soberano Congreso de los vicios esenciales del proceso, resuelva su casación, mande archivarlo, y que así con respecto a dicho General como a cuanto pueda comprender ese negocio haya un olvido absoluto y como si no hubiese existido. Tercera: que en cuanto al Ejército de Oriente se indique al Supremo Poder Ejecutivo la necesidad de organizarlo, y proveerlo con la mayor actividad. Cuarta: que advertida la necesidad de las carnes para subsistir los Ejércitos, se prohíba absolutamente la salida de ganados por dos meses. Quinta: que el Supremo Poder Ejecutivo por su Ministro informe al Soberano Congreso cada quince días del estado de defensa en que se halla el país; reducidos a escrito los informes y de ningún modo de palabra, para que la responsabilidad recaiga en quien debe, y que no sea equívoca.




miércoles, 7 de septiembre de 2016

José Laurencio Silva

Resultado de imagen para josé laurencio silva
 El 7 de septiembre de 1792 nació en el Tinaco, Estado Cojedes, José Laurencio Silva, héroe de la independencia americana y quien gobernó accidentalmente la Provincia de Guayana en 1828.
            Fue uno de los soldados más longevos de la República.  Su aporte a favor de la libertad comienza desde los propios albores de la lucha emancipadora, cuando apenas tenía dieciocho años.  Pertenecía a la caballería del ejército republicano y luchó al lado de Páez, en los cruentos episodios de los llanos venezolanos.  Páez, quien siempre exaltó su temple, decisión y valor, habrá de amargarse después, cuando el General José Laurencio Silva permanece fiel al Libertador y se opone a la separación de Venezuela de la Gran Colombia.  Entonces lo expulsará a las Antillas, pero Silva volverá para ponerse al lado de Monagas y vengarse del caudillo en el sitio de Macapo.
Durante la guerra  de independencia el general José Laurencio Silva tuvo participación activa y destacada en las batallas de Bárbula, Mosquitero, La Victoria, San Mateo, Carabobo, Bomboná, Junín y Ayacucho, donde fue herido y ascendido por Sucre, a General de Brigada.  Fueron de tal modo las heridas recibidas en el fragor del combate que Sucre habría de exclamar:  “Envidio las gloriosas herida de Silva”.  El tinaquense con sus jinetes fue siempre de los primeros en las Batallas.  En Carabobo, poco antes de empezar la contienda aterró con su acometida a los realistas que cubrían y vigilaban el desfiladero de Buena Vista.  Su manera de pelear era enfilando a toda velocidad la caballería sobre las baterías enemigas.  Al llegar a ellas, se desmontaba, mataba a los artilleros y se adueñaba de los cañones.



martes, 6 de septiembre de 2016

Angostura pide mayor presencia militar

Juan Germán Roscio

6 de septiembre de 1819, el Congreso de ngostura expresa su preocupación por la falta de un Ejército poderoso en el Oriente del país, según se desprende del Acta 157 sancionada en la sesión de ese día y que a la letra se expresa así.  En la capital de Guayana, a siete de septiembre de mil ochocientos diez; nueve. Reunidos en la sala de sesiones el señor presidente Roscio y demás se. ñores diputados Urbaneja, Martínez, España, Peraza, Uribe, Cádz Briceriño Guevara, generales Montilla y Guevara, Afanador, Machado, Cardoso, Alcalá, Conde, Alzuru y Vallenilla, se leyó la acta antecedente, y seguidamente, la representación   del honorable señor diputado José Jesús Guevara, en que ex­poniendo la crítica situación en que se halla la isla de Margarita con motivo de las desavenencias sobrevenidas por haberse negado a la saca de quinientos hombres que el Gobernador dispuso para obrar en el continente, e  indicando los males que pueden causar las muchas tropas extranjeras llegadas allí, pide se provea de remedio.
Concluida dicha lectura, el señor Alzuru tomó la palabra y dijo que cada día se apuraba más el peligro del Estado; que no sellaría sus labios mientras lo observase, ni dejaría de exponerlo, exigiendo con encarecimiento el remedio del Soberano Congreso; que las noticias que se corrían de nuestros Ejército eran haberse disminuido mucho su fuerza por la deserción y por otras causales que como notorias omitía expresarlas; que notaba que tomarse  su logro; pero que desgraciadamente a todo se presentaba inconvenientes no siendo efecto sino la falta de un hombre de recursos en los casos más apurados que tuviese a la cabeza del Gobierno que la Margarita merecía en las actuales circunstancias la mayor atención , y que era de absoluta necesidad la reorganización del Ejército,  que cubría como antes la parte oriental de la provincia  de Caracas y tenía en respeto esta de Guayana.


sábado, 30 de abril de 2016

Antonio Pereda, Gobernador


30 de abril de 1776. El Capitán Antonio de Pereda Luscanotegui y Boulet asumió la Gobernación de la Provincia de Guayana suplantando al Teniente Coronel José de Linares, quien la ejercía provisionalmente al separarse Manuel Centurión Guerrero de Torres.
Manuel Centurión cesó en el Gobierno en abril de 1776, y ese mismo año se fue de Guayana dejando provisionalmente en el Poder a un militar de su mismo rango, el Teniente Coronel José de Linares, de 55 años, cuya salud no estaba para esos menesteres.  Gobernó hasta poco antes de su muerte  ocurrida el 9 de mayo de 1778. Ya estaba ejerciendo el nuevo titular, Antonio de Pereda Luscanótegui y Boulet, coincidiendo el comienzo de su ejercicio con el nuevo status de la provincia: Guayana al lado de Nueva Andalucía (Cumaná), Maracaibo, Margarita, Trinidad y Caracas como Capital, había pasado a formar la primera unidad geopolítica de la Venezuela actual.
            Por Real Cédula del 8 de septiembre de 1777, las provincias de Guayana, Cumaná, Maracaibo, Margarita y Trinidad, quedaron separadas de la Nueva Granada e incorporadas a Venezuela, provincia que por efectos de la misma Cédula Real quedó elevada a la categoría de Capitanía General. El nuevo status requería de un nuevo gobernante para la Capitanía y el Rey Carlos III, quien estaba a punto de morir, concedió el honor Luis Unzaga y Amezaga.
            Antonio de Pereda Lascanotegui y Boulet tuvo para entonces de subalterno a José Felipe de Inciarte Sánchez, quien más adelante sería gobernador de Guayana.
            Inciarte, empleado de la Compañía Guipuzcuana, fue nombrado por el Intendente de Caracas, José de Abalos, como comisionado subalterno del gobernador Pereda, para cumplir una instrucción de reconocimientos y posterior poblamiento de la costa guayanesa del Bajo Orinoco, a fin de frenar las incursiones de holandeses y portugueses.       El recorrido y estudio se llevó a cabo del 6 de agosto al 25 de septiembre de 1779 y estuvo centrado entre el caño de Barima y el Esequibo. Pereda gobernó hasta 1784 y durante su gestión le fue aprobado un proyecto basado en el informe de Inciarte, para poblar la parte Oriental de Guayana.





viernes, 29 de abril de 2016

Carreras de Caballos en Angostura



29 de abril de 1820. La afición por las carreras de caballo fue introducida en la provincia de Guayana por los legionarios ingleses e irlandeses que, a falta de instalaciones adecuadas, escenificaban sus desafíos en la Mesa de Angostura.
Testimonio de esa afirmación se halla en el Museo Bolivariano de Caracas, contenido en una hoja suelta, fechada el 27 de abril de 1820 en Angostura, que dice: “DESAFIO DE CABALLOS-se correrá el sábado 29 del corriente, cerca de la Mesa, a las 4 de la tarde, los dos caballos abajo mencionados, con sus respectivos cabalgadores: “El de Mr. Monsanto Bargas corrido por el Mayor Mamby, del Batallón de Albión contra el de Mr. Brown Devereux, corrido por el General Power de la legión irlandesa”.
Esa hoja, suelta sin pie de imprenta, pero seguramente editada en el Taller de impresión de Andrés Roderick, es testimonio fidedigno de que en 1820, la capital de la provincia de Guayana estaba participando de un deporte que la marcaría para siempre y que fueron indudablemente los ingleses y los irlandeses quienes lo introdujeron.
Los nombres de Thomas Mamby, destacado voluntario de la expedición de Elsom, y del General Power, deben, inscribirse en la historia hípica bolivarense como precursores de este deporte del hipismo por el cual los bolivarenses experimentan gran afición.
Thomas Mamby era nieto de Matthew Papper Mamby de Norfolk, un compañero de clases del Almirante Nelson, héroe de la Batalla de Trafalgar.
Para entonces no sólo la cría de ganado vacuno en Guayana era extensiva, sino también la mular y caballar. Los primeros caballos llegados a Guayana procedían del lado colombiano, introducidos allá por el conquistador y fundador de Bogotá, Gonzalo Jiménez de Quesada.


En carta del 19 de enero de 1819 el Mayor Mamby dice a sus familiares en Inglaterra:  “Los Generales Mariño y Valdés están aquí, en la misma residencia. El primero, segundo comandante de la Provincia, me ha mandado a buscar un caballo a cien millas, pues los de aquí son todos malos”.

jueves, 28 de abril de 2016

Bautizo de Manuel Piar



28 de abril de  1774.  Tuvo lugar en la iglesia de Santa ana de Curazao el bautismo de Manuel Piar y sirvieron de padrinos el reverendo padre Juan Antonio de Aquino y Juana Paulina Gómez.
            Piar nació en la ciudad de Willemstad y recibió las aguas lustrales con el nombre de Manuel María Francisco, hijo de María Isabel Gómez y  de Fernando Piar Lottyn.  Manuel por su abuelo materno, María por su madre y Francisco por haber nacido (probablemente) el 2 de abril, día de San Francisco de Paula.  El bautizo tuvo lugar  el 28 de abril de 1774 en la iglesia Santa Ana de Curazao
            El acta o fe de bautismo, escrita en latín, y la cual se halla en el Archivo Nacional de Holanda, en los libros de bautismos referentes a Curazao, Aruba y Bonaire, año 1774,  fue hallada por el padre franciscano holandés William Brada.
            El segundo nombre Carlos, con el cual la posteridad a veces lo señala, sólo aparece usado inexplicablemente en un momento solemne de su vida, cual fue el de su matrimonio con María Martha Boom, celebrado a la edad de 24 años en el castillo de Amstedam (Curazao) el 8 de abril de 1798.  De esa unión nació María Elizabeta, nacida el 16 de diciembre de 1798, según partida de bautizo extendida el 6 de abril de 1817 por Jak Muller, presidente de la parroquia luterana.   Ni antes ni después, aparece Piar con el nombre de Carlos.
            La madre de Piar, mulata y partera era también de Curazao, hija de Manuel Gómez y Juana Quemp.  Contrajo matrimonio en primeras nupcias con Fernando Piar con quien, además de Manuel, tuvo otros dos  hijos, Felipe y Juana.  Posteriormente a la muerte de Piar se casó con Pedro Colomba, con el cual tuvo otros tres hijos (Gregoria, Soledad y Francisco).  Después del fusilamiento de Piar, el Libertador concedió el 28 de mayo de 1827 una pensión mensual de treinta pesos a María Isabel y posteriormente el Congreso de la República de Venezuela estableció en las leyes de presupuesto de los años 1835 y 1836 una partida de 360 pesos anuales “por se madre de Manuel Piar, quien sirvió a la República hasta su muerte y fue General en Jefe”.  La madre de Piar murió en Caracas el 6 de septiembre de 1836.

miércoles, 27 de abril de 2016

Natalicio del doctor Ricardo Archila



27  de abril de 1909.  Nació Ricardo Archila, Médico y escritor; autor de la Historia de la Medicina en Venezuela. Era apureño de Elorza, pero nunca conoció su pueblo natal. Se consideraba bolivarense y solía decir que sus vínculos con la tierra guayanesa eran profundos y absolutos.
            Poco importa dónde se nace, lo más relevante para el ser humano es donde se forma. De allí que Armas Chitty en determinada ocasión haya dicho del doctor Ricardo Archila que era “guayanés de formación” porque fue precisamente Guayana el lugar que le ofreció los fundamentos de sus conocimientos y le brindó lo mejor de sus vivencias y afectos.
            Nació en 1909 (27 de abril), año inicial de la dictadura del general Juan Vicente Gómez y en 1911, estando en Ciudad Bolívar toda vez que aquí lo trajo recién nacido su madre Ramona Peraza para llevarlo al Registro Civil, se produjo la muerte de su padre.  Ricardo Archila estudió en Ciudad Bolívar y se graduó de médico en la UCV.  Becado por la Fundación Rockefeller realizó un Master de Salud Pública en Baltimore, 1940. Al siguiente año publicó su primer trabajo, Geografía Médico-Sanitaria del Estado Cojedes, con especial referencia al paludismo. Entonces trabajaba en la División de Malariología del Ministerio de Sanidad. En 1946 fundó la División de Educación Sanitaria y el quincenario SER, primer periódico de divulgación sanitaria en el continente que circuló durante casi treinta años con tiraje de 30 mil ejemplares. Ese mismo año editó Bibliografía Médica Venezolana. En 1951 es electo Miembro Correspondiente de la Academia Nacional de Medicina. En 1952 obtiene el primer premio en el concurso sobre Biografía del doctor Luis Razetti, en 1953 funda la Revista de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina y se inicia en la UCV como profesor asistente en la cátedra de Historia de la Medicina y es propuesto Individuo de Número de la Academia Nacional de Medicina. En 1956 publica Historia de la Sanidad en Venezuela y condecorado con la Orden del Libertador al año siguiente. En 1958 ve la luz pública su libro Historia Médica de Venezuela con motivo del Centenario de la Escuela Médica de Ciudad Bolívar.
            Ricardo Archila, quien falleció en Caracas el mes (abril 22) de su nacimiento, estuvo muy vinculado al Liceo Peñalver, del que fue profesor de inglés, Biología e Historia Universal