domingo, 20 de enero de 2013

Obispo Miguel Antonio Mejía



Primero de Junio de 1877. Nació Monseñor Miguel Antonio Mejía, noveno Obispo de la Diócesis de Guayana, en el pueblo de Mendoza, Estado Trujillo, hijo de Nicanor Mejía y de Josefina Rumbos. Estudio bachillerato en el Colegio “Sagrado Corazón de Jesús”, de La Grita, y luego en los Seminarios de Mérida y Curazao.
Fue Ordenado Sacerdote el 13 de octubre de 1901 y tres años después recibió en la Universidad de los Andes, el titulo de Doctor de teología. Su destino inmediato como simple pastor de almas es Betijoque y Valera, donde presta servicios como párroco, educador y periodista hasta alcanzar, primero, la condición de Vicario y luego de Obispo.
Fundó en 1905 el Colegio Santo Tomás de Aquino que dirigió durante dieciocho años al igual que las revistas El  Caudillo y El Mensajero Católico.
            La transferencia de Monseñor Sixto Sosa a la diócesis de Cumaná produjo un vacío  en la Guayana que el Congreso Nacional se apresuró a llenar el 9 de junio de 1923 designando al prelado trujillano Miguel Antonio Mejía, quien fue preconizado por Su Santidad el Papa Pío XI, diez días después.
            La Consagración de Monseñor Mejía, en la Catedral de Caracas, 21 de octubre del mismo año, estuvo a cargo de Monseñor Felipe Cortesi, quien antes, 17 de diciembre de 1922, se erigió en el Primer Nuncio Apostólico que visitó a Ciudad Bolívar.
            La designación de Monseñor Mejía como Obispo de Guayana, se produjo coincidentemente con la vigencia de la nueva ley de División Territorial Eclesiástica decretada por el Congreso de República y la cual disponía que “En los Estados Unidos de Venezuela habrá dos Arquidiócesis, la de Caracas y la de Mérida; y ocho Diócesis, la de Ciudad Bolívar, Calabozo, Barquisimeto, Zulia, Cumaná, Coro, Valencia y San Cristóbal”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada