domingo, 27 de enero de 2013

La muerte de “El Caribe Vidal”

25 de mayo de 1930.  Luego de haber estado recluido en La Rotunda gomecista con un par de grillos durante 15 años y finalmente internado en un Sanatorio para enfermos mentales. Falleció a la edad de 64 años, pues había nacido en ciudad Bolívar en 1866.
            Zoilo Vidal, conocido como El Caribe Vidal, le quitó más de una vez el sueño a Cipriano Castro y a Juan Vicente Gómez dada su condición de “mochero”, al igual que su padre Florentino Vidal. Ambos participaron en abril de 1892 al lado del General José Manuel (El Mocho) Hernández en la Batalla de Buena Vista de Orocopiche en apoyo a la  Revolución Legalista de Joaquín Crespo.
            Al lado del Mocho Hernández estaba cuando éste se alzó contra el Gobierno de Ignacio Andrade luego que le fue arrebatando el triunfo al Partido Nacionalista con el cual pensaba llegar a la Presidencia de la República. El desenlace fue  una batalla en Queipa donde Joaquín Crespo perdió la vida, pero Hernández fue hecho prisionero al igual que Zoilo Vidal y ambos recluidos en la Rotunda (1898-1899).
            Andrade al final es derrocado por la revolución del general Cipriano Castro, secundado por su compadre Juan Vicente Gómez desde el Táchira. Castro lo libera y lo nombra Ministro de Fomento, pero a los cuatro días se alzó por considerar que los hombres que integraban  el Gabinete no correspondían a los principios de Revolución Rehabilitadora. Es capturado en 1900 y enviado al castillo de San Carlos. Estando preso el Mocho, Zoilo Vidal se suma a la Revolución Libertadora (1901-1902). Después de la Batalla  de la Victoria, donde fue herido en un pulmón, se exilió en Curazao y luego en Trinidad, donde permaneció hasta  que en 1908 retornó a Venezuela a raíz de la caída  de Castro. Entonces es nombrado por Gómez Gobernador del Estado Sucre y ratificado en el cargo para el periodo 1909-1913. La prohibición de juegos de azar en Sucre le acarrea enemistades con gente muy allegada a Gómez. Al final de su mandato es acusado de reunirse con grupos mochistas que conspiraban para derrocar al gobierno. Es llamado a Caracas para ser amonestado por Gómez con estas palabras: “General Vidal, el pueblo de Cumaná y los hombres que he mandado para que le acompañen en el gobierno del estado, no lo quieren a usted como mandatario”. A lo que respondió: “No es de extrañar, General Gómez, que a mí no me quiera el pueblo de Cumaná porque a usted no lo quiere como Presidente el pueblo de Venezuela”. Gómez indignado llamó a la Guardia para que lo sacaran de su despacho y lo internaran en la Rotunda. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada