martes, 15 de enero de 2013

Muerte de Mario Briceño Iragorry

6 de junio de 1958.  Falleció en Caracas el notable escritor, pedagogo, diplomático y político venezolano don Mario Briceño Iragorry, Gobernador del Estado Bolívar durante el período noviembre de 1943 y febrero de 1945.

            Había nacido en Trujillo en 1897 y como don Enrique Bernardo Núñez fue cronista de la ciudad de Caracas a la que cuidó y defendió siempre dentro de esa concepción general expuesta en todos sus libros y artículos periodísticos de salvaguardar la esencia de la nacionalidad.
            Su obra de escritor de estilo ameno y directo abarca unos 26 títulos que van desde “Horas”, ensayos literarios publicados en 1921,  hasta la novela “Los Ribera” editada en 1957.  Abarca además 91 conferencias, discursos, monografías, 20 prólogos de libros, crónicas y artículos de hondo contenido nacional en revistas y diarios como El Nacional.
            Intervino en política y como independiente fue nominado en las listas parlamentarias de URD, luchó contra la dictadura perezjimenista, estuvo exiliado en España y aguardó que cayera el dictador para venir a morir a Venezuela cinco meses después del movimiento cívico militar del 23 de enero.
            Fue un apasionado defensor de la nacionalidad y de los valores culturales.  Atacó de frente a los invasores y piratas que en distintas modalidades han venido siempre a explotar nuestro suelo y a deformar nuestra identidad.  En su libro  “El Caballero de Ledesma” enaltece el heroísmo de Andrea de Ledesma contra los piratas que saquean  a Venezuela.  El siempre tuvo y manifestó su gran fe en el pueblo a pesar de todos los avatares y saqueadores.  Por eso solía decir  “aunque parezca dormido, el pueblo ha aprendido su lección”.
            Antonio Sánchez Carrillo, refiriéndose a don Mario, escribió hace ya algún tiempo que “su lección es permanente lámpara votiva en el altar de la patria, para la preservación de valores y sus instituciones;  y un faro luminoso de alerta frente a los piratas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada