jueves, 24 de enero de 2013

Fundación de Caicara del Orinoco


28 de mayo de 1769. El gobernador de la Provincia de Guayana, don Manuel Centurión, incluyó a Caicara entre los cuarenta pueblos que debía fundar y repoblar para mejor dominio y control del territorio de su mando, pero el sitio lo dejó a la escogencia de su oficial Pedro Bolívar, quien se instaló  allí el 28 de mayo de 1769,  e hizo un sostenido esfuerzo para repoblarla con hispanos, sobre un montículo rocoso, 60 metros sobre el nivel del mar, difícil de afectar el Orinoco en sus grandes crecidas. En 1772 el Gobernador decidió declararla Villa.
Así surgió Caicara, a la que luego hubo de ponerle apellido (del Orinoco) para diferenciarla de otra Caicara, la de Maturín, sobre el Guarapiche.  Pero antes fue Cabruta, dieciocho y medio kilómetros,  río de por medio. 
Caicara sucedió como punto de comunicación con las extensas sabanas del sur, buenas para la ganadería y para hacer contacto los padres jesuitas con los indios Tamanacos, quiriquiripas, avarigotos, parecas, maquiritares y mapoyos que habitaban la zona.        En la actualidad sólo quedan restos de los indios Panare o E’ñapa que tienen relación  con la población urbana a través del comercio de artesanía.
Uno de los primeros en llegar allí fue el sacerdote  jesuita Bernardo Rotella, fundador de Cabruta en 1740 y autor del primer mapa del Orinoco donde figura el brazo Casiquiare.
Los frailes jesuitas intentaron la primera fundación de Caicara en la banda derecha del Orinoco frente a Cabruta, pero su permanencia fue efímera debido a los ataques periódicos de los indios caribes.  El misionero jesuita italiano Felipe Salvador Gili convenció a los indios Tamanaco para trasladarlos a la Misión de la Encaramada.  Para esa época los tamanacos, debido a las guerras y epidemias, habían quedado reducidos a unos  125 individuos.  Amalivaca era el principal héroe cultural de este pueblo orinoquense de filiación lingüística caribe, hoy desaparecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada