viernes, 22 de marzo de 2013

Los Carnavales de Ciudad Bolívar en 1918


 comparsa

2 de abril de 1918.  Se proyectó en el Cine América un cortometraje sobre los Carnavales de Ciudad Bolívar. Fue esta una de las primeras cintas filmadas en Venezuela. La primera la rodó en Maracaibo en 1897, Manuel Trujillo: Un célebre especialista sacando muelas en el Gran Hotel Europa.

Diez años después de la novedosa experiencia de Maracaibo se rodó el cortometraje “Carnaval en Caracas” (1909) por Augusto González Vidal y M. A. Gonham. En 1913, Enrique Zinmerman y Lucas Manzano, reunieron en su equipo a creadores como Edgar Anzola, Jacobo Capriles, Francisco Pimentel y Leoncio Martínez (Leo) y rodaron el primer largometraje: “La Dama de las Cayenas”, una parodia de la novela de Alejandro Dumas “La Dama de las Camelias”. Luego vinieron entre otras, La Trepadora, El fusilamiento de Piar y el cortometraje “Los Carnavales de Ciudad Bolívar”, exhibido en el Cine América con récord de taquilla.

Enrique Zinmerman fundó en Ciudad Bolívar el Nuevo Cine, posiblemente en la esquina donde luego se estableció el Cine Bolívar. El Nuevo Cine fue inaugurado el domingo 20 de agosto de 1922 con la película la Ratera Relámpago protagonizada por la bellísima Pearl White. Se trataba de una serie que terminó el 24. Tres días antes el Presidente del Estado, Vicencio Pérez Soto, había inaugurado el Cine Gómez en la Zona de los Morichales. Este cine era propiedad de Rafael Ángel Cabrera a quien para la fecha había pasado también la administración del Cine América y el Mundial. El Nuevo Cine quedaba luego en manos del empresario Miguel Delgado. Las películas eran silentes, pero el Cine disponía de música de orquesta en vivo.  En este tiempo formaban la orquesta del Cine América, los maestros Tamayo, Requesens y Columbus, entre otros y estaban de moda las piezas “Hunky Dore” y “Oh, Jhonnie”.

En agosto de 1927, el Cine América volvió a pasar otro cortometraje filmado en la capital angostureña: “Ciudad Bolívar Film”, en el que aparecen escenas de un pozo de asfalto de Trinidad, el buque de guerra venezolano “Gral Bartolomé Salom”, fondeado en el Orinoco, los trabajos de construcción del Puente Marhuanta, automóvil atascado en un morichal (bomba) y la tradicional riña de gallos bolivarense. 1927 fue por excelencia el año del Cine Mudo. Comenzaron a aparecer gigantes como Griffith y el inolvidable Charles Chaplin.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada