lunes, 30 de julio de 2012

Ecos de Angostura

15 de noviembre de 1910.  Aparece el primer número del bimensual Ecos de Angostura, un periódico formato dieciseisavo,  fundado y dirigido por el doctor José Gabriel Machado, quien posteriormente se encargará de la dirección del Museo Talavera.
Esta publicación inició su circulación estimulada “por el deseo de ampliar horizontes del pensamiento y esanchar los dominios de la inteligencia”.  Todo un esfuerzo más “en pro de la circulación y manifestación de las ideas”.
Editorializa su fundador diciendo que “en esta hoja, nacida a empeños nobles, tendrán eco y acogida aquellas ideas generales, aquellos puntos diversos, aquellos intereses varios que se inspiran en la justicia, la equidad, el buen sentido, el orden de los pueblos, la paz de las naciones y el progreso de todas las actividades bien encomendadas”.
De ese mismo año es “La Época”, diario dirigido  por el escritor y poeta Edmundo van der Biest y administrado por César Augusto La Rosa.  Meses después se transformará en revista quincenal de literatura, política, industria y comercio.
Por la publicación “Ecos de Angostura” nos enteramos (No. 22 del 7 de junio de 1911) que antes del Museo Talavera fundado en 1941 por Monseñor Miguel Antonio Mejía, existió el Museo Histórico Bolívar e igualmente un Jardín Botánico entre las calles Igualdad y Amor Patrio.  Aparte de los folletos que publicó la dirección del Museo Talavera, se servía de las páginas de Ecos de Angostura para publicar las donaciones al Museo Talavera que fueron muchísimas y muy valiosas, desaparecidas lamentablemente por la desidia que parece infinita de los administradores de la ciudad.
El doctor José Gabriel Machado, nació en Guasipati en 1876 y  falleció en Caracas en 1971.  De él dijo su alumno  J. F. Reyes Baena, bolivarense que fue profesor de la UCV y director de El Nacional, que era un verdadero doctor en leyes y que sus pensamientos como sus actos estaban siempre dirigidos a la resolución lógica y humana del binomio justicia-derecho.  Formó una generación que como la suya habría de ser orgullo para la tierra guayanesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada