miércoles, 14 de noviembre de 2012

Las goletas Tigre y Libertad

29 de julio de 1818.  El Libertador Simón Bolívar responde al Agente de los Estados Unidos de América del Norte, Juan Bautista Irvine sus reclamos por la captura  de las goletas Tigre y Libertad parte de  unidades de la Escuadra sutil del Orinoco,
Las goletas, pertenecientes a los norteamericanos Tucker y Coulter,  fueron capturadas cuando burlando el bloqueo impuesto por los patriotas, trataron de introducir armas contratadas por el Gobernador hispano de la Provincia de Guayana Lorenzo Fitz Gerald.
El Agente diplomático pedía indemnización por el daño que recibieron los ciudadanos de los Estados Unidos, pero el Libertador respondió que los citados ciudadanos “recibirán las indemnizaciones, siempre que Vuestra Señoría no quede plenamente convencido de la justicia con que hemos apresado los dos buques en cuestión”
Aducía el Liberador que los ciudadanos americanos, “olvidando lo que se debe a la fraternidad, a la amistad y a los principios liberales que seguimos, han intentado y ejecutado burlar el bloqueo y el sitio de las plazas de Guayana y Angostura, para dar armas a unos verdugos y para alimentar a unos tigres, que por tres siglos han derramado la mayor parte de la sangre  americana ¡la sangre de sus propios hermanos!”.
Las dos goletas en cuestión fueron capturadas en fechas distintas.  La goleta mercante La Tigre había salido del Orinoco a cumplir una contrata celebrada entre el gobernador español coronel Fitzgerald y Mr. Lamson, en que se obligaba éste a retornar en armas y municiones el cargamento de tabaco que le dio aquél.  En efecto, el 17 de marzo de 1817 salió de Salem con el cargamento que había ofrecido y entró en el puerto del Orinoco el mes de abril.  Saliendo después del Orinoco por el mes de julio fue apresada el día 4 con un cargamento que era en parte el producto de negociaciones anteriores y en parte del último cargamento que introdujo.
La goleta Libertad, por su parte, había salido de Martinica en el mes de junio con municiones de boca para la plaza y estando ya dentro del río se encontró con los buques patriotas que lo bloqueaban y no obstante que la devolvieron, volvió furtivamente a remontar el Orinoco cuando fue apresada por la escuadrilla del margariteño Antonio Díaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario