jueves, 8 de noviembre de 2012

La crecida de 1976




4 de agosto de 1976. El Orinoco registró una de sus crecidas más espectaculares sino igual por lo menos similar a la de 1892 que tapó por completo la Piedra del Medio. El 4 de agosto alcanzó su nivel más elevado y se mantuvo estacionado hasta dos días después.
No obstante el dique protector de Ciudad Bolívar que va desde la Plaza de las Banderas hasta la parte que aísla las lagunas del Medio y Los Francos, el Orinoco de todas maneras afectó a la capital e inundó los sectores habitados de las partes bajas de la ciudad así como a varios municipios foráneos..
            El Gobernador entonces era el economista Roberto Arreaza Contasti, quien conjuntamente con el Ministro Leopoldo Sucre Figarella tomó todas las medidas de emergencia para evitar que  el Orinoco se metiera por las alcantarillas y bocas de visita. El Río Padre se situó en 18.04 metros sobre el nivel del mar y permaneció estacionado en ese nivel hasta dos días después que inició su descenso en medio de la más angustiosa expectativa.
            El río comenzó a superar la cota de peligro (17m.) el 24 de julio y cuatro días luego ya estaba en 17.42. Durante los cuatro primeros días de agosto la ciudad parecía un campo de guerra con trincheras de sacos de arena a lo largo del Paseo, chimeneas de ladrillos en todos los alcantarillados, hundimientos, filtraciones y prohibición del paso de vehículos automotores por el Paseo Orinoco, paralización del comercio del centro en un cincuenta por ciento y miles de damnificados concentrados en la Urbanización El Perú que se hallaba en su etapa final de construcción. Esto sólo en Ciudad Bolívar porque en otras partes como Ciudad Guayana, Moitaco, La Urbana, Caicara, Borbón, también fueron afectadas por el ingente caudal de agua que metió durante ese período el Orinoco. Por supuesto, la cosecha de Sapoara como la de mango resultó superabundante y con tamaño susto la Feria del Orinoco que ya había fijado tradición desde la inauguración del Puente Angostura sobre el Orinoco, cuando también tuvo lugar el Primer Festival de la Canción Bolivariana, no pudo realizarse, pero la Pesca de la Sapoara constituyó de por sí un natural espectáculo de Feria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada