viernes, 2 de agosto de 2013

Colón confunde al Orinoco



2 de agosto de 1498.  En el tercero de un total de cuatro viajes, el Almirante Cristóbal Colón se encuentra con el Orinoco descargando su torrente sobre las saladas aguas del Atlántico.  El Almirante se asombra y lo confunde con el Ganges o tal vez un río del Paraíso.
            Había zarpado el 30 de mayo desde la villa de San Lucas y el 31 de julio el marino Alonso Pérez se subió a la gavia y anunció que desde la cofia del mastelero veía tierra, lo cual provocó una explosión de alegría y por consiguiente la “Salve Regina” rezada por toda la tripulación.
            El Almirante enrumbó sus tres naves en esa dirección a donde, según dice en carta enviada a los Reyes Católicos “Llegué a hora de completas a un cabo a que dije de la Galea después de haber nombrado a la isla de la Trinidad, y allí hubiera muy buen puesto si fuera hondo. Allí tomé una pipa de agua, y con ella anduve ansi hasta llegar al cabo,  y allí hallé abrigo de Levante y buen fondo y así mandé seguir y adobar la vasija y tomar agua y leña y descender la gente a descansar de tanto tiempo que andaba penando”.
            Colón navegó toda la desembocadura del Orinoco, desde Boca de Serpiente hasta la Boca del Dragón, inmerso en el inusitado asombro que le producía el ruido espantoso de las aguas, de la pelea incesante entre el agua dulce y la salada, de las hileras encrespadas de las corrientes y de un río inconmensurable que parecía venir del infinito:  “grandes indicios son estos del Paraíso terrenal escribía- porque sitio es conforme a la opinión de santos teólogos, y así mismo las señales son muy conformes que yo jamás leí ni oí que tanta cantidad de agua dulce fuese así e vecina con la salada; y de ello ayuda la suavísima temperancia, y si de allí del Paraíso no sale, parece aún mayor maravilla, porque no creo que se sepa en el mundo de río grande y tan fondo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario