domingo, 7 de octubre de 2012

Natalicio de Ramón Isidro Montes


5 de septiembre de 1826. Nació en Angostura, el poeta, educador, político y fundador de lo estudios universitarios en Guayana,  Ramón Isidro Montes.  Vivió 63 años y falleció el 10 de junio de 1889.  Perteneció integralmente al siglo diecinueve, el siglo de los avatares republicanos y de los hombres de la nacionalidad.
Su abuelo, Juan Montes, fue uno de esos hombres.  Coetáneo y paisano del Libertador, lo acompañó fielmente en todas sus empresas emancipadoras, desde 1810 cuando Caracas despertó de su letargo colonialista hasta que tomada Angostura por los patriotas se radicó en ella hasta  ser sepultado en 1870 con el grado de General de División. En tierra orinoquense nacieron todos sus hijos, entre ellos, Juan Montes Salas, fundador en 1830 de la Botica Bolivariana.  Casado  con María de las Nieves Cornieles, hija de José Luis Cornieles  y María Josefa Vélez,  propietarios de la casa de San Isidro donde vivió el Libertador y del inmueble de la calle La Muralla en la que  fue editado el Correo del Orinoco.
            Juan Montes Salas se casó dos veces y tuvo 19 hijos.  Diez en su primer matrimonio con María de las Nieves Cornieles y nueve en el segundo, tras enviudar y casarse con Isabel Dávila.  Tres de sus hijos siguieron la carrera universitaria: Andrés Jesús y Juan, quienes   se doctoraron en Farmacia siguiendo la orientación vocacional de su padre, y Ramón Isidro graduado, primero de Teniente de Ingenieros en la Academia de Matemáticas fundada por Juan Manuel Cajigal y  Licenciado en Ciencias Políticas un año después, 1848, en la Universidad Central de Venezuela.
 Ramón Isidro Montes destacó como estudiante, tanto en el Colegio Nacional de Guayana donde ingresó en 1840 entre los primeros matriculados bajo la rectoría de Andrés Eusebio Level, como en Caracas donde realizó estudios de educación superior.  En 1846, antes de graduarse, ya ejercía funciones docentes en la especialidad de matemática y latinidad, y escribía en los medios impresos de la capital.  Ese mismo año, junto con otros hombres de letras participó en el homenaje tributado a Andrés Bello en el aniversario de su natalicio.  Su vocación de humanista era evidente y quedó demostrado cuando abandonó las ciencias áridas para seguir la carrera de ciencias políticas.
  Con el diploma de licenciado en sus manos dejó en 1849  el frío valle del Ávila, lar de su gran ascendiente, y se regresó a Ciudad Bolívar para ocupar la máxima autoridad del  Colegio donde había aprendido gramática y latinidad. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada