jueves, 28 de noviembre de 2013

Muere Francisco Antonio Zea

Francisco Antonio Zea
28 de Noviembre de 1822. Murió el Licenciado Francisco Antonio Zea, a orillas del Avon, en la apacible Bath de las islas británicas.  Allá fue a extinguirse su vida de naturalista, político, diplomático y periodista nacido en Medellín  en 1776.
            Había cumplido y alcanzado a orillas del Orinoco las más altas posiciones al lado del Libertador Simón Bolívar, quien al servicio de los grandes intereses de la emancipación, utilizó su experiencia de ciudadano ilustrado y revolucionario desde los primeros alientos republicanos en las tropicales tierras americanas.
            Cuando los poderes supremos de la República se asentaron en la angostura del Orinoco, Francisco Antonio Zea se destacó como miembro del   Consejo de Estado, y diputado por Caracas al Congreso Constituyente de 1819.  Fue elegido presidente de este Congreso de Angostura y designado luego Vicepresidente de la República y Encargado de la Presidencia en ausencia del Libertador.  Desde angostura salió a cumplir misión diplomática en Inglaterra, donde falleció dos años después, apenas contaba 46 años.
            Su vida de político revolucionario comenzó en 1794 al participar en una conspiración contra el gobierno real lo cual le costó prisión y expulsión a España, donde muy temprano logró la libertad y en consideración a sus estudios y trabajos como botánico fue designado profesor de la Universidad de Madrid y posteriormente director del Jardín Botánico. 
            En Madrid se destacó como periodista en el semanario de Agricultura, El Mercurio y la Gaceta, entre otros.  En la misma capital hispánica se casó con Felipa Meilhon y tuvo una hija de nombre Felipa Antonia.
En 1815, a raíz de la invasión napoleónica, regresó a .tierras americanas y en Haití conoció al Libertador, a quien acompañó en la expedición y campañas que lo condujeron finalmente hasta Angostura donde ejerció los cargos más relevantes y tuvo bajo su responsabilidad la redacción del Correo del Orinoco, en cuyas páginas denunció agravios y escribió editoriales y extensos artículos destinados a demostrar la razón que asistía a los pueblos hispánicos de América en su lucha contra la madre patria. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada