sábado, 9 de noviembre de 2013

La Presa de Guri

9 de Noviembre de 1974.  El Congreso Nacional a proposición de  Roberto Olavarría dispuso bautizar la Presa de Guri con el nombre del doctor Raúl Leoni.  Disposición ejecutada por el Presidente de la República Carlos Andrés Pérez al develar la siguiente leyenda grabada en placa de bronce: “La representación nacional, como justo homenaje al ciudadano doctor Raúl Leoni, quien prestó a Venezuela  distinguidos servicios que le hacen acreedor al reconocimiento de su pueblo, dispone la denominación de la Presa de Guri, Presa Raúl Leoni, obra clave de nuestro desarrollo inaugurada durante su gestión como Presidente de la República y enclavada en su Estado natal”.
Efectivamente bajo la gestión del Presidente Leoni se desarrolló significativamente la Presa de Guri y concluyó la primera etapa que hizo posible ponerla en operación el 8 de noviembre de 1968.  En el acto inaugural el Presidente Leoni dijo: “Esta no es una obra para nosotros ni para hoy.  Es para todos los venezolanos y para muchos años.  No es la obra para una región ni para determinados hombres, ni para algunas industrias.  Es para toda Venezuela.  Para todos los habitantes de Venezuela y para todas las actividades donde sea útil”.
Es evidente que una obra de esa magnitud, no se habría hecho realidad si como lo postuló Rómulo Betancourt, la continuidad administrativa no hubiese estado vigente. Cada gobierno en su oportunidad, apoyó en el dominio de sus posibilidades el desarrollo y explotación del potencial hidroeléctrico del Caroní. De allí que siempre se halla afirmado que Guri es una obra de la democracia y para la democracia.
El 8 de noviembre de  1986 se concluyó totalmente el Proyecto Guri, con su dotación de 20 unidades turbo-generadoras y una capacidad de 10 millones de kilovatios, convirtiéndose entonces en la central hidroeléctrica más grande del mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada