miércoles, 5 de junio de 2013

Separación de la Gran Colombia

8 de Enero de 1830. Guayana, siendo su Gobernador el coronel Juan Antonio Mirabal, se pronunció a favor del movimiento nacional que propugnaba la separación de Venezuela de la Gran Colombia liderado por el General José Antonio Páez.
            Tiempos de revueltas.  De un lado quienes apoyaban al Libertador en torno a la integridad grancolombiana y desde el otro, quienes por razones diversas impulsaban el movimiento político y  militar de la separación.
            El General José Tadeo Monagas, en un principio partidario de la separación, dio un giro de ciento ochenta grados sublevándose en Aragua de Barcelona el 15 de enero de 1831, arrepentido por convencimiento de la necesidad de continuar conservando la unidad grancolombiana tutelada por el Libertador.
            A esta insurrección monaguista contra el gobierno establecido en Venezuela siguieron casi todos los pueblos de Oriente, incluyendo a Guayana gobernada por don Eusebio Afanador, quien se sintió derrocado al igual que su comandante de armas J. A. Mirabal y comandante general de operaciones General Pedro Hernández.   El movimiento lo encabezó el coronel Remigio Femayor, apoyado desde Soledad por  el teniente coronel Antonio Sotillo.
            Solucionado el conflicto mediante un convenio de Páez con Monagas que incluía una amnistía general, se retorno a la normalidad.  Pero el General Pedro Hernández, una vez posesionado de su cargo y no obstante la amnistía decretada por el Gobierno de Páez,  llevó al coronel Remigio Femayor al paredón de fusilamientos, el mismo donde cayó Piar fulminado por un escuadrón de fusileros.  Plaza Mayor de Angostura el 6 de agosto de 1831.  Asimismo cayeron fusilados allí el teniente Nicolás Quiroga y el sargento Justo Prieto.
            El coronel Remigio Femayor venía sirviendo a la República desde 1811 como soldado de caballería, ya al lado de Villapol como de Monagas y de Piar en la Batalla de San Félix.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada