martes, 4 de junio de 2013

Leopoldo Augusto Taylhardat



9 de Enero de 1905.  Falleció en el castillo San Carlos de Maracaibo, el militar y político, Leopoldo Augusto Taylhardat, hijo de la notable docente, poeta y periodista, upatense Concepción Acevedo de Taylhardat.
En unión matrimonial con el francés Raúl Lefranc de Taylhardat, poeta y oficial  retirado del ejército galo, tuvo tres hijos nacidos durante su estada en Ciudad Bolívar: Leopoldo Augusto, 1877, coronel de artillería Gustavo Adolfo, 1883, Coronel de artillería y Carlos Alberto, 1885, abogado, doctor en ciencias políticas y sociales.
Pero su calvario de madre y poeta comenzó con Leopoldo Augusto, el mayor de sus tres hijos.  Siendo coronel del ejército  es perseguido, torturado y encarcelado.  Primero, en La Rotunda de Caracas, luego en el Castillo Libertador en Puerto Cabello y finalmente en la fortaleza de San Carlos en el Zulia.
Su delito, haber participado en una sublevación contra el Gobierno de Cipriano Castro al no  soportar el autocratismo de ese político y militar erigido en caudillo y que se autoproclamaba restaurador del liberalismo.
            De nada valieron sus ruegos reiterados al mandatario para que le devolviese libre a su hijo:<<Vuelvo a pedir para mi amor clemencia / vuelvo a rogaros por el hijo mío / tenéis en vuestras manos su existencia / yo en vuestro noble corazón confío/. Pero Castro tenía el corazón en el riñón que le supuraba y le devolvió al  hijo hecho cadáver.
            José Rafael Pocaterra dice en su libro “Memorias de un venezolano de la decadencia” que estando preso en el castillo de San Carlos conoció la tétrica historia del coronel Leopoldo Taylhardat: “…quien falleció loco, en la prisión.  Su estado de flacura era tal que a través de la piel se veían sus huesos.  una tarde la madre del desdichado, doña Concepción de Taylhardat, la célebre poetisa, se arrojó ante el General Castro, que iba de paseo con sus amigos,  para pedirle la libertad de su hijo moribundo…El héroe invicto le arrojó el caballo encima y pasó”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada