viernes, 6 de septiembre de 2013

El Boletín Comercial


9 de septiembre de 1862.  El Boletín Comercial, bisemanario, es convertido en trisemanario  para competir con la Revista Mercantil de Carlos María Martínez, antiguo socio de Andrés Jesús Montes, fundador de El Boletín Comercial, editado en la cuarta imprenta instalada en Ciudad Bolívar.
            En 1862, Martínez rompió la relación comercial que tenía con Montes e inició por su cuenta el 9 de mayo de ese año la publicación trimestral de la Revista Mercantil.  Montes entonces se asoció con el tipógrafo caraqueño Santiago Ochoa y para no quedarse atrás convirtió también en trimestral El Boletín Comercial (9 de septiembre de 1862).
Tratando de mejorar las posibilidades de su publicación, Montes, forzado por los costos, aprovechó la oferta que desde La Guaira  le hiciera el tipógrafo Jesús María Ortega y se asoció a éste en 1864. Al año siguiente, a objeto de que El Boletín Comercial se transformara en el primer diario vespertino de la región, Montes vendió su parte en la empresa a Pablo María Rodríguez y bajo la dirección de este impresor salido de la escuela del tipógrafo italiano Cristiano  Vicentini, El Boletín Comercial se hizo diario a partir del primero de septiembre de 1865, contando con el apoyo de los Gobiernos que se sucedieron en la provincia hasta el ascenso de Guzmán Blanco al Poder.
            Para contrarrestar las opiniones antiguzmancistas del Boletín, el liberal Juan Manuel Sucre fundó El Orden bajo la invocación de Paz, Libertad y Progreso. Era el periódico de la Revolución de Abril que llevó a Guzmán Blanco al Poder y a Juan Bautista Dalla Costa hijo al Gobierno del Estado Bolívar.
            Cumplida su misión con vocación de periódico regionalista, bien informado, dio paso a otras publicaciones. En cuando a El Boletín Comercial, no pudo resistir por más tiempo. En 1872, los liberales del guzmancismo bolivarenses lo llevaron irremisible a la quiebra eliminándole la pauta publicitaria oficial. El Taller de impresión del periódico fue judicialmente rematado y quedó en manos de Julio Simón Machado, quien reanudó en ese taller el diarismo con El Centinela de Oriente que llegó a alcanzar un tiraje récord de 800 ejemplares.



No hay comentarios:

Publicar un comentario