viernes, 19 de julio de 2013

La Batalla de Ciudad Bolívar


General Nicolás Rolando

19 de julio de 1903.  Ciudad Bolívar, baluarte último de la Guerra Libertadora,  sitiada por las fueras militares del Gobierno de Cipriano Castro comandadas por el General Juan Vicente Gómez, estuvo a punto de capitular.  Por la no entrega de Ramón Cecilio Farreras fue imposible la capitulación. Monseñor Antonio María Durán en nombre de Dios suplicó una vez más al Gobierno para evitar el cerramiento de sangre, pero Gómez respondió en estos términos: “Así como hay un Dios, yo tomo a Ciudad Bolívar”

            En la madrugada del 19 de julio de 1903 Ciudad Bolívar sintió el impacto demoledor y retumbante de la artillería gomecista. Los revolucionarios  reforzaron sus puestos en cada frente y rompieron el dique para que las aguas crecidas del Orinoco penetraran hasta la ciudad y la dejaran flotando como isla piramidal desde la cual dispararían durante tres días. El combate fue recio y sangriento en los frentes El Dique, Santa Lucía, Ojo de Agua, Mango Asao, Cerro La Esperanza, El Obelisco, San Isidro, Cerro El Zamuro, El Cementerio, El Convento, Santa Ana y Los Morichales. 3.500 soldados del Gobierno disparando sus fusiles desde tierra y devastadoras cargas de artillería bombardeando desde barcos maniobrados en el Orinoco fue minando calle por calle hasta enervar la resistencia de los 2 mil hombres comandados por el General Nicolás Rolando. El Cuartel de El Capitolio fue el último en rendirse. En el Hospital Ruiz y Mercedes ya no cabían los heridos y en fosas comunes arrojados soldados y civiles muertos que fueron tantos como en la Batalla de San Félix en abril de 1817. Entonces todo se vio perdido. La diana del silencio empujó lágrimas al río y se oyó esta voz firme y pausada: “Ciudadano Presidente de la Republica  Cipriano Castro. El 21 de diciembre de 1901 salí de la Capital a someter al General Luciano Mendoza, primer alzado contra las instituciones de la República. Hoy, después de cincuenta horas de sangrienta batalla, tengo el honor de poner a su disposición esta plaza, último baluartes de la rebelión. Lo felicito por el afianzamiento de la paz en Venezuela. Detalles irán después. General Juan Vicente Gómez”.


           

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada