lunes, 3 de septiembre de 2012

Monseñor Juan José Bernal Ortiz

11 de Octubre de 1949. Monseñor Juan José Bernal Ortiz, nativo de Duaca (Barquisimeto) fue preconizado Obispo de Guayana para llenar la vacante de Monseñor Miguel Antonio Mejía, por su Santidad el Papa Pío XII y como tal fue consagrado en la Catedral de Caracas el 13 de noviembre de 1949.
            El 18 de diciembre de ese año llegó en avión a Ciudad Bolívar para tomar posesión de la Diócesis. Entonces fue objeto de un caluroso recibimiento contagiado con las festividades de Navidad y año Nuevo. Ese mismo año, dos meses antes, había sido electo también Obispo de Cumaná, Monseñor Crisanto Mata Cova.
            La gestión episcopal de Monseñor Bernal se extendió hasta julio de 1966 –16 años-. Tiempo durante el cual creó 19 parroquias, construyó el Seminario Cristo Rey de Ciudad Bolívar y las Iglesias de Pariaguán, El Tigrito, San Tomé, Santa Ana, San Joaquín, Anaco, Guasipati, Puerto Ordaz, Ciudad Piar, El Pao, Upata, El Dorado, Tumeremo, San Francisco de la Paragua, Caripito, Maturín, Quiriquire y Caicara de Maturín. Así mismo fue construido un nuevo Palacio Arzobispal en las afueras de la ciudad y la capilla y Colegio de la Divina Pastora. Parte del Vicariato Apostólico del Caroni fue incorporado a la Diócesis.
            Durante la gestión de Monseñor Bernal Ortiz, la Diócesis de Ciudad Bolívar fue nuevamente desmembrada. Por decreto de la Santa Congregación Consistorial del 2 de enero de 1953 le fue sustraído todo el territorio del Estado Anzoátegui y creada, con Monseñor José Humberto Paparroni al frente, la Diócesis de Barcelona.
            Por Bula Pontificia el 21 de julio de 1958, Ciudad Bolívar es erigida canónicamente en Arquidiócesis y Monseñor Bernal se convierte en el Primer Arzobispo de la capital bolivarense. Ese mismo año Maturín igualmente fue elevado a la categoría de Diócesis con Monseñor Antonio José Ramírez Salavarría de titular.

2 comentarios:

  1. Estaremos eternamente agradecidos a Monseñor Bernal por su conducta en la Cárcel de Ciudad Bolívar a partir de diciembre de 1952, donde estaban presos políticos de la dictadura de Pérez Jiménez. Él realizó gestiones para que le permitieran llevar un piano a la cárcel para que mi padre, Guillermo Castillo Bustamante, pianista, quien se encontraba en pésimas condiciones de salud, pudiera repararlo y sentirse animado para soportar la prisión sin visitas ni cartas. Allí compuso muchas canciones y una de ellas "Escríbeme". Su recuerdo y respeto es muy grande en la familia lo cual he transmitido a mis hijos y nietos.
    Inés Castillo, hija del compositor.

    ResponderEliminar
  2. Estaremos eternamente agradecidos a Monseñor Bernal por su conducta en la Cárcel de Ciudad Bolívar a partir de diciembre de 1952, donde estaban presos políticos de la dictadura de Pérez Jiménez. Él realizó gestiones para que le permitieran llevar un piano a la cárcel para que mi padre, Guillermo Castillo Bustamante, pianista, quien se encontraba en pésimas condiciones de salud, pudiera repararlo y sentirse animado para soportar la prisión sin visitas ni cartas. Allí compuso muchas canciones y una de ellas "Escríbeme". Su recuerdo y respeto es muy grande en la familia lo cual he transmitido a mis hijos y nietos.
    Inés Castillo, hija del compositor.

    ResponderEliminar