sábado, 1 de septiembre de 2012

Aparece el Profeta Enoc


13 de octubre de 1926.  Nadie sabe por donde entró el Profeta Enoc a Guayana.  Lo cierto es que las primeras noticias de su presencia en tierras del Orinoco vinieron de La Paragua y aparecieron en el diario El Luchador de Ciudad Bolívar a mediados  de octubre de 1926.
Informaban que se trataba del mismo hombre que estuvo en Managua profetizando cosas espantosas, entre ellas, el juicio final. Los discursos los comenzaba con los primeros cuatro versículos del Capítulo 30 del Evangelio de San Lucas. Se trataba de un hombre de piel morena, ni gordo ni flaco, melena negra lacia, que se alimentaba de frutas y no aceptaba dinero ni hospedaje, prefiriendo acampar bajo un toldillo.
El Profeta, calzado de sandalias que parecían no poder desgastar los interminables caminos, estaba tan de pronto en un lugar como en otro sin importarle la distancia ni exhibir cansancio, sino, por el contrario, siempre se veía reposado, vital y seguro de sí mismo.
Por una carta de Cruz Lina de Matías, dirigida a don Jorge Suegart, se supo que el día 3 de octubre, a las 8:30 de la mañana, el Profeta se hallaba en Santa Cruz del Orinoco predicando en una esquina. La carta publicada en El Luchador dice que entonces el Profeta Enoc vaticinó la segunda venida del Salvador y dijo que sólo le faltaban cinco meses y medio para terminar de recorrer el mundo a pie, al cabo de los cuales se encontraría en Roma con el Profeta Elías para persuadir al anticristo.
Pero el anticristo que, según el Apocalipsis, habrá de aparecer poco antes del fin del mundo para llenar la tierra de crímenes, no se dejaría persuadir sino que iracundo los mandaría a descuartizar. El Profeta Enoc estaba consciente de ello, pero por inspiración divina sostenía que al cabo del tercer día de muerto despertaría para no morir jamás. Era sin duda una buena esperanza para su jornada que en Guayana le tocaba cumplir en medio de un verano de sabanas encendidas al cual las pocas lluvias no podían vencer.
El Profeta dijo entonces que aquel verano resaltado por asfixiante humareda de sabanas encendidas, era uno de los signos que comenzaban a presagiar la venida del Salvador. Otros signos serían terremotos y ciclones y una gran guerra que destruiría a Europa. Tan sólo la América quedaría en pie.

1 comentario:

  1. La Biblia en san Lucas muestra valiosa evidencia sobre los eventos adversos que sucederan y los 144000 = 12 apóstoles * 12 * 1000

    ResponderEliminar