miércoles, 20 de abril de 2016

Nacimiento de Pepe Mármol



20 de abril de 1825.  Nació en Ciudad Bolívar José (Pepe) Mármol y Muñoz,  primer maestro de capilla que tuvo la Catedral de Ciudad Bolívar y también primer músico bolivarense con una trayectoria que traspasó las fronteras nacionales.
            No solamente su presencia musical en su ciudad natal es notable sino que a juzgar por la correspondencia intensa con el Presidente de Venezuela Antonio Guzmán Blanco, tuvo una activa participación en la vida musical caraqueña.
            Era militante del Partido Liberal y hermano de Francisco Javier Mármol,  jurisconsulto,  senador, magistrado judicial y Presidente del Estado Bolívar.  Ambos hermanos eran huérfanos y protegidos de Monseñor Mariano Talavera y Garcés, obispo de la Diócesis de Guayana desde 1829 hasta 1841.
            Encabezó en 1854 el primer intento de formalizar la enseñanza musical para la constitución de una banda pública, tal la Banda Municipal “Juan Bautista Dalla Costa” que marca el inicio de un período de transición  de la banda propiamente militar de uso utilitario a la banda musical de carácter civil.
            Mármol no era un músico aficionado como tanto de la época, sino un profesional de formación integral lograda en Caracas y también en Europa a donde viajó en 1859 para perfeccionar sus estudios y recuperarse de una afección en la vista. Pero tan pronto retorno a Ciudad Bolívar y se dedicaba a la formación del Coro de Niñas de la Catedral, volvió a recaer y perder la visión. Entonces, marzo de 1864, decide viajar a Caracas  para encargarse de la Banda de la Segunda División junto con José Angel Montero y a la vez procurando tratamiento para sus ojos.  El diario “El Porvenir” se entera de su presencia y le da la bienvenida con esta nota: “Ha llegado de Ciudad Bolívar a esta capital el ciudadano José Mármol, una de nuestras glorias nacionales: joven de principios democráticos, alma de artista, poética y generosa como la patria que lo vio nacer (…)”.
            José (Pepe) Mármol fue músico excelente, privilegiado, autor de  “Mañanas del Lago”,  “Plegaria a Nuestra Señora de las Nieves”, “Misa de Difuntos” “El Gigante de Churuguara” y otras,  Ejecutaba más o menos a la perfección el violín, la flauta, el piano y la guitarra.
           

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada