miércoles, 31 de octubre de 2012

La Constitución de Angostura


12 de agosto de 1819.  El segundo Congreso Constituyente de Venezuela reunido en la ciudad de Angostura desde el 15 de febrero, sancionó el Proyecto de Constitución Centralista propuesto por el Libertador con un apéndice relacionado con el Poder Moral o Cuarta Potestad, un tipo de Tribunal para velar efectivamente por la educación de los niños, la instrucción pública, y opinar de las penas y castigo dables contra los corruptos, en fin, velar por la salud moral de la República acusando a la ingratitud, al egoísmo, la frialdad del amor a la patria, el ocio, y la negligencia de los ciudadanos.
            La Constitución quedó promulgada el 15 de agosto para todo el territorio de Venezuela, pero no fue puesta en práctica debido a que el propio Congreso de Angostura, tras la victoria del Libertador en Boyacá que decidió la libertad de Cundinamarca, aprobó a proposición de Bolívar y con el asentamiento de una gran asamblea de notables reunida en Bogotá, lo que se conoce como Ley Fundamental de la República de Colombia, sancionada el 17 de diciembre de 1819, la cual reunía en una sola nación a lo que es hoy Venezuela, Nueva Granada y Quito.
            Al surgir de esta manera otra República, necesario era dotarla de una nueva Constitución, para lo cual se convocó a un Congreso General Constituyente que debía reunirse, como en efecto ocurrió en mayo de 1821, en la Villa de Nuestra Señora del Rosario de Cúcuta.
            Con esta nueva Constitución de 1821, sancionada en Cúcuta, la República de Colombia quedaba divididas en tres secciones: Venezuela, Cundinamarca y Quito constituida por un total de  siete departamentos, de los cuales 3 correspondían a Venezuela: Orinoco, Venezuela y Zulia..  El Departamento Orinoco, a su vez, integrado por las provincias de Guayana, Cumaná y Margarita.

martes, 30 de octubre de 2012

Gobernador Alberto Palazzi

13 de agosto de 1927.  Nació en Ciudad Bolívar el Gobernador doctor Alberto Palazzi Pietrantoni, donde también realizó sus primeros estudios. Terminó la secundaria en el Colegio San José de los Teques y la educación superior la realizó en la Universidad de los Andes y en la Central de Caracas. En esta última se recibió de abogado en 1955 tras presentar  tesis sobre Sociedad de Responsabilidad Limitada (derecho mercantil). Casado con Tatiana Octavio (4 hijos). Ejercía la abogacía en Ciudad Bolívar en un bufete de la calle Constitución, junto con Pedro Battistini Castro y León Guevara Enet, cuando a raíz del 23 de enero de 1958 fue llamado por el gobernador Horacio Cabrera Sifontes para integrarlo al Ejecutivo como Secretario General.
            Durante el gobierno de coalición de Rómulo Betancourt, ejerció la Dirección General del Ministerio de Justicia y en el curso del período constitucional siguiente, retornó al libre ejercicio de la profesión. Luego en el período de Rafael Caldera se desempeñó como director General del Ministerio de Relaciones Interiores.
            En las elecciones de diciembre de 1973 fue electo senador de COPEI por el Estado Miranda y senador por Bolívar en el periodo siguiente, curul que dejó para ejercer la gobernación de Bolívar luego que el Presidente Luis Herrera Campins lo designó el 12 de marzo de 1979.
            El mismo día tomó posesión y nombró su tren ejecutivo formado por el Dr. Paúl Von Buen, Secretario General de gobierno; Alberto Callejas, director de Política, Maruja Agosto Aristiguieta, de Cultura, Héctor Dumond Lizardí, de administración; Enedina de Villaroel, de Educación; Maritza Cordoliani de Pérez, Obras Públicas y Andrés Alexis, Turismo.

lunes, 29 de octubre de 2012

Consejos de Bolívar para Heres

14 de agosto de 1825.  El General Tomás de Heres, quien se halla al lado de Bolívar y Sucre dirigiendo la Campaña del Sur, ejerce en Lima el Ministerio de Relaciones Exteriores y desde allí  dirige El Observador, periódico sema­nario del Gobierno, al cual Bolívar, desde Copacabana (14 de agosto de 1825) le hace recomendaciones: "...Los artículos deben ser cortos, picantes, agradables y fuertes. Cuando se habla del gobierno, con respeto; de legislación, con sabiduría y gravedad. Yo quiero que se proteja a ese periódico; pero no aparezca U. como principal, más bien que sea Larrea o un amigo, y que se organice con elegancia y propiedad. . Pídale U. dinero a Romero para proteger las letras".
            Heres siempre hasta entonces había sido militar de batallas, de manera que como periodista y diplomático no tenía experiencia, por lo que Bolívar siempre lo instruía al respecto.  A propósito de su ingreso a la diplomacia, el Libertador le da algu­nos consejos: "En los asuntos diplomáticos (decía a Heres desde Ica), daré a U. una buena máxima: calma, calma, calma; retardo, retardo, retardo. Cumplimientos: palabras vagas: consultas: exámenes: retorsiones de argumentos y de demandas: referencias al nuevo Con­greso: divagaciones sobre la naturaleza de la cuestión y de los docu­mentos... y siempre mucha cachaza, y mucho laconismo para no dar prenda al contrario. Excúsese U. con que es militar: con que no conoces la naturaleza de los negocios de que lo han encargado (ver­balmente); que U. es interino y que los negocios del Perú son muy delicados. Sobre todo, téngase U. siempre firme en los buenos princi­pios y en la justicia universal... Tengamos una conducta recta y deje­mos al tiempo hacer prodigios"
            7El que lo nombraran Ministro del Despacho de Relaciones Exteriores, fue por sugerencia de Bolívar que lo necesitaba allí: para coadyuvar a su plan de una gran federación que involucrase a Pana­má, Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Perú (Congreso de Pa­namá). Ese mismo año de 1825, Heres fue ascendido a General de Brigada por el Congreso de Colombia.

domingo, 28 de octubre de 2012

Día de la Virgen de la Soledad

15 de agosto de 1912. La patrona actual de Soledad del Orinoco frente a Ciudad Bolívar,  fue entronizada en ceremonia oficiada por el obispo de la Diócesis de Guayana, Antonio María Durán y apadrinada por el Presidente del Estado Bolívar, Dr. Luis Godoy.
Tras la separación de Venezuela de la Gran Colombia, Soledad era un Cantón con jurisdicción sobre las parroquias de Carapa, Mamo, Merecural, Caris, Santa Bárbara y Tabaro dentro del contexto territorial de la Provincia de Barcelona, pero con atención eclesiástica desde Angostura. El cantón tenía cura fijo y una humilde capilla de bahareque donde cumplía los oficios religiosos el Pbro. Fray Vicente Luzardo, quien falleció el 2 de noviembre de 1836.
            Esta humilde capilla fue sustituida en 1882 por la Iglesia actual, levantada bajo la administración episcopal (1857-1884) del sexto Obispo de la Diócesis de Guayana, José María Arroyo y Niño, según consta en los archivos de la curia bolivarense indagados por el Pbro. J. M. Guevara Carrera.
            Lo que inauguró el prelado Arroyo y Niño fue prácticamente el cascarón del templo, pues el Altar Mayor de la nave principal no estuvo listo sino el 8 de julio de 1896 cuando lo inauguró y bendijo el Pbro. Adrián María Gómez, Canónigo Lectoral de la Catedral de Ciudad Bolívar. Entonces la parroquia de Soledad estaba a cargo de los padres Agustinos.
            La devoción por la Virgen de la Soledad vino de España, primero se instaló en Caracas en 1654 en el Templo de San Francisco.  El 24 de abril de 1988, el Cardenal José Luis Lebrún canonizó la imagen en compañía de 13 obispos de todo el país.
Dice la tradición que los orígenes de la devoción a la virgen se pierde en el tiempo, la primitiva imagen, que fue destruida en la guerra civil española, era de época visigoda, los visigodos cristianos ya veneraban esta imagen y cuando tuvo lugar la invasión árabe fue escondida y enterrada, según una leyenda la primitiva imagen de la Virgen de la Soledad, ya se veneraba en el año 1.161, en el sitio de la Cruz de Herrera, distante a media legua de Úbeda, España.

sábado, 27 de octubre de 2012

Diario El Expreso

16 de agosto de 1969.  Retroceder en el tiempo para recrearse en la memoria impresa del propio periódico, hace posible esta crónica aproximada a hechos, trascendentes o no, que circundaron y dieron vida a su propio nacimiento y que refrescan  la emoción del momento a quienes aún viven  y vivieron el acontecer de ese diario que recoge en buena parte la historia de Guayana a partir del tercer período de la democracia.
            El 16 de agosto de 1969, en la subida de la calle Dalla Costa, en una antigua y angosta casa de patio largo, nació El Expreso del vientre de la primera rotativa Offset llegada  a Ciudad Bolívar para romper con el tradicional sistema de fundición en el que todavía continuaban imprimiéndose “El Luchador”, decano del diarismo, desaparecido en el 84 y “El Bolivarense” que para entonces tenía apenas doce años de fundado. Era una novedad aquella impresión casi litográfica accidentalmente inventada por Ira Rubel que ya perfeccionado recién había llegado a Venezuela con la propia timidez del desconocido.
            El Expreso, bajo la dirección de J. M. Guzmán Gómez, periódico que había sumado sus ahorros a los de la familia para aquella empresa novedosa como difícil en un medio ya copado por la existencia de dos diarios que servían a una población global de 400 mil habitantes, nació iniciándose el tercer período constitucional de la democracia. Empezaba a mandar desde Miraflores el recién electo presidente Rafael Caldera y en el Estado Bolívar el doctor Carlos Eduardo Oxford-Arias, quien no pudo asistir a la inauguración de los talleres de Caingro, editora del nuevo diario, porque se hallaba en Caracas asistiendo a la XII Convención de Gobernadores.
            El Expreso, un nombre inspirado en “El Expreso del Caroní”, semanario que editó Fernando Reyes Maita, ex corresponsal de El Nacional en Puerto Ordaz, arrancó con dos cuerpos de 12 páginas y el lema “Un gran diario para una gran región”. Costaba un real el ejemplar y su editorial titulado “Presente decimos” toma como frase principal el verso del poeta español Antonio Machado para abrir camino. Es el mismo verso utilizado por El Nacional en su mancheta: “Caminando no hay camino / se hace camino al andar” y que el cantante hispano Manuel Serrat  popularizó por todo el continente.

viernes, 26 de octubre de 2012

Julio Sarría Hurtado

17 de agosto de 1841.  Nació el general Julio Felipe Sarría Hurtado, militar y político. Fue designado Presidente del Estado Bolívar el 17 de abril de 1901. Se posesionó el 6 de mayo y gobernó hasta el 27 de mayo de 1904.  Falleció en Maiquetía el 31 de marzo de 1916.
            El general Julio Felipe Sarría Hurtado tenía 60 años cuando fue nombrado Presidente del Estado Bolívar y había cumplido una trayectoria militar importante desde que peleó como soldado en la Guerra Federal (1859-1863). Tenía la mano derecha mutilada y presentaba una cicatriz en el rostro, a causa de heridas sufridas durante la toma de Caracas por parte de las tropas de la Revolución de los Azules (junio de 1868).
            Se distinguió como militar aguerrido en importantes acciones y llegó a ser dos veces ministro de Guerra y Marina (1879 y 1890); Presidente de Sucre, Táchira, Gobernador del Distrito Federal, (1899), Jefe civil y militar de Maracaibo, de Mérida y Jefe de Fronteras.
            Designado Presidente del Estado  el 17 de abril, tomó posesión el 6 de mayo. En el Territorio Federal Amazonas mandaba como gobernador el historiador Bartolomé Tavera Acosta y en el Territorio Federal Yuruary que nuevamente había sido creado (14 de diciembre de 1900) y el cual abarcaba al Distrito Roscio y a la Comisaría Nacional de Cuyuní, había sido designado gobernador el general Manuel Silva Medina.
            Sarría, al igual que su antecesor también llegó a la ciudad en vísperas de las fiestas de San Isidro Labrador donde la muchachada se divirtió con la Cucaña o Palo encebado, frente a la pulpería de Alberto Gamboa, en el Paseo Gáspari.
            No pudo terminar su mandato constitucional porque su gestión fue interrumpida por un golpe militar encabezado por el Capitán de la Guarnición, Ramón Cecilio farreras, no obstante haber resistido con 200 hombres durante varios días.

jueves, 25 de octubre de 2012

Muerte del Poeta Sánchez Negrón

18 de agosto de 1989. Falleció José Eugenio Sánchez Negrón, poeta que, vivió enfrentado a la vida y a la muerte. Sus obras Los Limos de la Tierra, Los Ruidos del Mando, Los Humos y las Voces y Sonetos Reiterativos, traducen ese conflicto existencial. “Resiste corazón. No te me quiebres / aguántate del alma como puedas / Si no caes, ni doblas. Si no ruedas /Yo aguanto sin doblar tus fiebres”.
            Pero el corazón no le obedeció. Se quebró como un cristal de Baccarat. No hubo quien le enhebrara el latido. Estaba solo, tirado en el lívido desmayo, sin el dicotómico señor de cabecera que pudiera atenderle a tiempo el desconcierto de aquella fibrilación ventricular.
            Había llegado allí por sus propios pasos un jueves 16 de San Esteban. Había venido acostumbrándose a la muerte a conocer sus hojas, su tronco, sus raíces, que aquel día no fue asaltado por el miedo. Estaba sereno, según lo sentí por el hilo telefónico. De haber presentido, habría ido un día antes a la montaña a sentarse en una cumbre para aguardar la luz del día y por la noche velar las estrellas y tocar con su piel la brisa húmeda del Norte. Pero pienso también, como lo pensó él, en el terror que habría amargado su sangre al ver la Luna descender en la madrugada.
            Porque el Poeta a esa altura de su vida (62 trancos en el tiempo), se había transformado en uno de esos seres rayanos en la hipocondría. Le tenía temor y terror a la muerte. Se moría de miedo de morirse y de allí que esa angustia, esa agonía, se asimilará en cada momento extásico de su poesía. Experimentaba temor por la muerte porque amaba desesperadamente la vida, pero nunca pudo amarla sino padecerla por el mismo temor a la muerte.
            “Sonetos Reiterativos”, su última obra publicada (1975), está dedicada a la vida y a la muerte, una muerte que pudiera ser de otra forma si no andara, como anda, extraviada entre la vida. Por eso sugiere un lazarillo, a la usanza del ciego.
Si la guiara un caballero andante
La muerte no andaría tan perdida
Entre sombras como anda entre la vida
Sin amigos, la muerte, tan distante.
             

miércoles, 24 de octubre de 2012

Arístides Tellería, Presidente del Estado Bolívar

19 de agosto de 1909.  El 19 de agosto de 1909, el General Arístides Tellería, fue designado Presidente provisional del Estado Bolívar, por decreto del Gral. Juan Vicente Gómez, quien además le nombró como Consejeros al Dr. Toribio Muñoz, Gral. Anselmo Zapata y Gral. Marcelino Torres García.
Militar y político venezolano nacido en  Coro  en  1861. Tellería gobernó  el  Estado  Bolívar  entre 1909 y 1911 cuando decidió romper con Gómez por problemas referidos a la administración de tierras baldías en el estado.
Tellería, con todo su séquito, llegó a Ciudad Bolivar el 27 y en la mañana del siguiente día fue juramentado en el salón de sesiones de la Municipalidad por el presidente edilicio Dr. J. M. Agosto Méndez.  Traía consigo el decreto presidencial de lo que sería el nuevo situado del Estado: 21 mil bolívares mensuales,
El General Tellería, quien compartía con su compadre el general Gregorio Segundo Riera, el cacicazgo de la región falconiana, se encontró con una Ciudad Bolívar inundada.  El Orinoco había roto el Dique a la media noche del 23 y penetrado a sus antiguos predios hasta nivelar sus aguas con las de la Laguna cubriendo hasta el techo numerosas casas de la parte baja y llegando escalonadamente hasta la mitad  las aceras de las ubicadas en cota superior.
Tocó a Tellería celebrar en el Estado Bolívar el primer centenario de la Independencia de Venezuela con un programa amplio de  obras y eventos sociales, artísticos y deportivos, que puso de manifiesto el entusiasmo general del pueblo. Por primera vez se dio un encuentro de Béisbol que a través del tiempo terminó imponiéndose al tradicional juego de pelota popularmente conocido como Rondá, se acrecentó la actividad taurina como la hípica y teatral, pero, la obra cumbre fue La Electricidad.  Ciudad Bolívar comenzó a tener energía eléctrica permanente en sus casas y calles a partir del 5 de julio de 1911.  Renunció a la Presidencia del Estado luego de una divergencia con el Poder Nacional por cuestiones relativas a la administración de ejidos.  Lo suplantó el doctor Luis Godoy,  presidente del Consejo de Gobierno.

martes, 23 de octubre de 2012

División político-territorial

20 de agosto de 1900, el Presidente Provisional del Estado Bolívar, Gral. Lorenzo Guevara, dispuso que “Cada uno de los Distritos componentes de la nueva Entidad Federal, que son Heres, Piar, Roscio, Dalla-Costa, Sucre y Cedeño, con los Municipios cuyas denominaciones y límites determina la Ley de División Territorial vigente hasta el 15 de diciembre de 1895 en el extinguido Estado Bolívar, de que fue Sección Guayana, será regido por un Jefe Civil provisional, de libre elección y remoción del Poder Ejecutivo”.
            Esta disposición estuvo basada en el Decreto sobre organización de los Estados Federales del 11 de agosto de 1900,  emitido por Cipriano Castro, casi a los diez meses, de haber llegado al poder tras el derrocamiento del doctor Ignacio Andrade.
            El Artículo 7, Ordinal Primero, de ese Decreto disponía que los Consejos Municipales “serán de libre elección y remoción del Presidente Provisional y las Juntas Comunales de libre elección y remoción de los Concejos”. Todos los Jefes Civiles provisionales de los distritos cayeron en manos de los Generales: Justo Díaz, Heres; Ovidio Pérez Bustamante, Piar; Pablo Hernández Centeno, Dalla-Costa; Juan Rivas Gómez, Sucre y Ramón Barrios, Cedeño.
            El 14 de diciembre de 1990 volvió a tener vigencia el Territorio Federal Yuruari, pero sin la dimensión territorial que le otorgaba el Decreto guzmancista de 1881 y nuevamente el Estado Bolívar quedó separado o desmembrado de una parte económica vital. En consecuencia, el Presidente Cipriano Castro designó para su gobierno al general Manuel Silva Medina.
            En la reforma de la Ley de división Territorial del Estado, diciembre de 1901, se deja establecido que “El Estado Bolívar capital, Ciudad Bolívar, se divide para su administración, en cuatro Distritos, que se denominarán Heres, Capital Ciudad Bolívar; Cedeño, capital Caicara; Piar, capital Upata y Sucre, capital Moitaco, mientras se consigne la reincorporación de los Distritos que forman actualmente los Territorios Yuruari Y Delta Amacuro, que han sido parte integrante del Estado”. Como se ve, Upata quedaba esta vez fuera de la jurisdicción yuruarense.

lunes, 22 de octubre de 2012

Muerte del Segundo Obispo de Guayana

21 de agosto  de 1817.  Muere en la deltaza isla La Guacamaya el Segundo Obispo de Guayana, José Ventura  Cabello.  Anciano y enfermo padeció el sitio militar durante cuatro meses, lo cual agravó sus sufrimientos y en ese estado fue obligado a abandonar Angostura en la noche del 16 al 17 de julio de 1817,  en la goleta  Dolores, pero la nave encalló en un banco de arena en la desembocadura del Orinoco y tanto el Obispo como los canónigos de la Catedral, Felipe Ávila, Pérez Hurtado, un religioso observante y otros pasajeros, terminaron refugiándose con la ayuda de una lancha en la cercana isla de la guacamaya donde el anciano Prelado expiró.
            En la edición 9 del Correo del Orinoco (22 de agosto de 1818) se publica la siguiente nota en la última página: “Ayer 21 del corriente celebró el Señor Provisor Gobernador del Obispado con asistencia del Clero de esta Capital el aniversario fúnebre del Ilustrísimo Señor Obispo electo de esta Diócesis, Don José Ventura   Cabello, que falleció el 21 de agosto del año pasado en la isla desierta de la Guacamaya. Este venerable prelado natural de Cádiz, gobernó por algunos años el Obispado sin haberse podido consagrar por la dificultad que había en comunicar con la Santa Sede para impetrar las Bulas. Sin embargo nos será siempre grata la memoria de sus virtudes, de su caridad, y de los servicios que hizo a este país, de donde lo arrancaron con violencia los Jefes Españoles, sin atender a su enfermedad y a su ancianidad. Por desgracia el buque en que iba , quedó varado en la barra, y tuvo que transportarse con varios sacerdotes y algunos emigrados a la isla inmediata de la Guacamaya, en cuyo desierto agravándose sus males, falleció naturalmente en medio de sus amigos, que lo asistieron como un Padre, suministrándole los socorros y la humanidad de su religión. Se le dio allí mismo sepultura celebrándose el oficio funeral con toda decencia y solemnidad que permitían las circunstancias, y observándose cuanto previene para estos casos el Sínodo Municipal. Debemos estas noticias al Señor Provisor, actual Gobernador de este Obispado, que lo acompañaba, y en cuyos brazos exhaló su último  aliento. No tardarán en trasladarse sus venerables restos a esta Santa Iglesia Catedral.

domingo, 21 de octubre de 2012

Bombardeada Ciudad Bolívar

22 de agosto de 1902. Los días 20, 21 y 22 de agosto los vapores de guerra Restaurador y Bolívar, dirigidos por el coronel Román Delgado Chalbaud, bajo el mando expedicionario del general José Antonio Velutini, bombardearon Ciudad Bolívar con 1.300 proyectiles explosivos. El Capitolio sufrió serios daños al igual que la Catedral, el Colegio Federal, los Hospitales Ruiz y Mercedes, el Acueducto, el Monumento de Dalla Costa, el Palacio Episcopal y la Cárcel, entre otros inmuebles.
            Este bombardeo, preludio de la Batalla de Ciudad Bolívar que se daría en julio de 1903, obligó al gobierno a someter bajo jurisdicción del Hospital Militar dirigido por el Dr. Acosta Delgado, todos los establecimientos hospitalarios, divididos en los siguientes siete servicios: Servicio Ruiz, a cargo del Dr. Emazábel; Servicio Plassard, a cargo del Dr. Carranza; Servicio Moreno, a cargo del Dr. Ochoa; Servicio Aguerrevere, a cargo del Dr. Bello; Servicio Farreras, a cargo del Dr. C. García; Servicio Barrio Gómez, a cargo del Dr. Agosto Méndez y Servicio Lebrún, a cargo del Dr. Acosta Delgado.
Ramón Cecilio Farreras era Jefe Civil y Militar del Estado Bolívar luego que el 23 de mayo de 1902 se sublevó con gran parte de la guarnición (137 soldados con sus oficiales) y depuso al comandante y al Gobernador. Farreras se puso entonces a disposición del general Manuel Matos, jefe supremo de la Revolución Libertadora, quien encomendó al General Nicolás Rolando resolver la situación militar de Ciudad Bolívar frente a las fuerzas asediantes de Castro.
            La batalla de Ciudad Bolívar dada en julio de 1903, fue la culminación de ese feroz  bombardeo de tres días que arruinó la tranquilidad y seguridad de los bolivarenses por un tiempo largo.

sábado, 20 de octubre de 2012

Tratado de límites con Brasil

El 23 de agosto de 1973.  - El presidente de la República, Rafael Caldera, anunció la firma del Acta de Clausura de los trabajos de la Comisión Mixta Venezolano - Brasileña de Límites que arranca del Tratado de 1859.
            La nueva demarcación permite anexar aproximadamente cuatro mil kilómetros cuadrados al territorio venezolano, por lo que la superficie de Venezuela, es ahora, de 916.050 kilómetros cuadrados.
            El documento final firmado por los jefes de misiones de demarcación:  por Venezuela, el Director de Fronteras, doctor Román Rojas Cabot y por Brasil, el general Ernesto Bandeira Coelho, Jefe de la Misión Brasileña en presencia del Canciller, doctor Aristides Calvani y de otros funcionarios de la Cancillería e integrantes de las referidas misiones.
            Según la demarcación oficial firmada por los países, se establece que “la línea divisoria de la frontera entre las Repúblicas de Venezuela y Brasil, está materializada en el terreno, a lo largo de su desarrollo general con una extensión aproximada de dos mil doscientos kilómetros, mediante  291 hitos que fueron escogidos tomando en consideración la naturaleza del terreno, el índice de desarrollo regional, la regularidad de las condiciones de intercambio y el resguardo de los intereses de las poblaciones fronterizas”.
            Como resultado de los trabajos de demarcación hacen resaltar puntos geográficos de significación.  En lo que a Venezuela se refiere se destacan el Extremo Sur de su territorio, en la naciente del río Ararí en un punto de la línea del límite señalado por medio de un hito especial a 75 grados y, la profunda inflexión de la línea divisora de más de setenta kilómetros hacia el este, que define la hoya de las naciones del río Orinoco.
            En cuanto a Brasil, se hizo resaltar cuatro de los puntos más altos de su territorio y una caída de agua.  Estos accidentes geográficos son:  el Pico  de la Neblina, con tres mil 14 metros de altura; Pico 31 de Marzo, con dos mil 992 metros; Pico Titiricó, de dos mil 800 metros; Monte Roraima, con 2772 metros y el Salto del río Titiricó, constituido por una voluminosa masa de agua que se precipita en caída libre desde una altura de doscientos veintidós metros y enseguida por otros numerosos saltos, que completan su desnivel total de 600 metros.

viernes, 19 de octubre de 2012

Inauguración Casa de la Cultura


24 de agosto de 1967.   La Casa de la Cultura Ateneo de Ciudad Bolívar, a la que muy posteriormente se bautizó con el nombre del arquitecto Carlos Raúl Villanueva, diseñador del Museo Soto, fue ideada prácticamente en una reunión realizada el 17 de julio de 1967 en la actual sede de la Biblioteca Rómulo Gallegos, pero oficialmente fue inaugurada el 24 de agosto del mismo año por el Ministro de Educación, doctor J.M Siso Martínez. Un año antes, el 26 de junio de 1966, había sido creada la Casa de la Cultura Ateneo Ciudad Guayana, bajo la presidencia de la arquitecto Matilde Castro de Márquez.  Mucho antes había existido el “Ateneo Guayanés”, fundado el 30 de mayo de 1937 por iniciativa del poeta José Ramón del Valle Laveaux y Anita Ramírez.
Para entonces sonaba mucho Jesús Soto y Alejandro Otero, quienes habían ganado el Premio Nacional de Pintura, el primero en 1958 y el segundo en 1960. Soto, también con anterioridad, había sugerido la creación de una Casa de la Cultura como soporte para el Museo de Arte Moderno que tenía pensado para Ciudad Bolívar, partiendo de su colección de París, producto del canje de sus obras con las de artistas famosos del mundo.
La Casa de la Cultura Ateneo “Carlos Raúl Villanueva” se inicio bajo la presidencia de Mimina Rodríguez Lezama; Germán González Seguías, en calidad de Vice-presidente; Américo Fernández, Secretario de divulgación; Iván Filgueira, Secretario de Finanzas, Jesús Silva, cinemateca y Mercedes Quiroga, Secretaria.
            En el acto de inauguración, además del Ministro de Educación, estuvieron presentes el Director de Educación y Cultura de la Gobernación del Estado, profesor Lucas Rafael Alvarez, el pintor Carlos Cruz Diez y el escritor David Alizo, Director del Departamento de Extensión Cultural de la UDO.
Dentro del marco de la inauguración y en su sede primitiva, ubicada en la calle Libertad 55, se exhibió una serie de dibujos del artista bolivarense Rafael Manzaneda, integrado a la fundación de la Casa de la Cultura junto con el pintor José Martínez Barrios, Graciela Rincón, Armando Gil Linares y otros que se fueron integrando progresivamente como José Sánchez Negrón, Niza Aponte, Trina y Maria Cristina Luque, Andrés Fajardo, Rosendo Magallanes, Carlos Rufino Zambrano, Teodorita Méndez, Teresa Coraspe, Milagros Mata Gil, René Silva Idrogo e Isaura Vicuña, entre muchos

jueves, 18 de octubre de 2012

Inauguración de la Sede del Museo Jesús Soto

25 de agosto de 1973. Inaugurado por el Presidente de la República, doctor Rafael Caldera, el Museo de Arte Moderno de la Fundación Jesús Soto de Ciudad Bolívar. La obra, aunque fue decretada por el Gobernador Carlos Eduardo Oxford-Arias, su construcción total se hizo bajo la administración del arquitecto Manuel Garrido Mendoza, alumno del arquitecto Carlos Raúl  Villanueva, proyectista de la obra,
            Costó 1 millón  300 mil bolívares y fue abierto con importantes obras de arte donadas por Soto en calidad de comodato y cuyo valor entonces se estimaba en 2 millones 500 mil dólares. El Maestro Antonio Esteves integró su creatividad musical con una obra titulada Microvibrafonía Múltiples, compuesta en seis partes, una para cada Sala del Museo.
            El discurso en el acto de inauguración del Museo en 1973 y al que asistieron notabilísimas personalidades del mundo artístico e intelectual nacional como internacional, estuvo a cargo de Alfredo Boulton, quien presentó al Museo como “un desafío a lo sedentario y arcaico…” un grito en la plaza pública para gente joven de espíritu que quiera lanzarse a su propia y suprema aventura creadora.
            Caldera, quien en esa ocasión recibió el Collar de Angostura al igual que Soto la Orden Andrés Bello, encontró en la obra de Soto como en la de los demás expositores “una capacidad ilimitada de creación en pleno desarrollo” mientras Cruz Díez comparó la existencia del Museo con un detonante en un país donde la noción del mundo se define por las consignas del partido.
            El Museo administrado por una Fundación creada por el Gobierno Regional y presidida por Soto, se inició bajo la dirección de Armando Gil Linares, quien meses antes se había ganado el primer premio del Salón Alejandro Otero de la Casa de la Cultura. La primera directiva de la Fundación estaba integrada, además de Soto como presidente, por Alfredo Boulton en calidad de Vice-presidente; Carlos Raúl Villanueva, Guillermo Meneses, Miguel Arroyo, Hans Neumann, Miguel Otero Silva, Simón Alberto Consalvi, Luis Pastori, Silvia Boulton de Ellis, María Teresa Castillo, Magot de Villanueva, Sofía Imber, Narciso Debourg, Lourdes Blanco de Arroyo y Ángel Ramón Giugni.
            El Museo cuenta en al actualidad con 700 obras de artistas nacionales e internacionales del siglo XX. En esa colección se encuentra representada la Vanguardia histórica rusa, el Neoplasticismo, la Abstracción geométrica, el Arte concreto, monocromo, cinético, óptico, programado, sistemático y experimental.

martes, 16 de octubre de 2012

Ascenso y retiro de Ramón Contasti

27 de agosto de 1825.  El Libertador ascendió a Teniente Coronel efectivo a Ramón Contasti, angostureño destacado en las batallas fundamentales que sellaron la Independencia de Venezuela, Nueva Granada y Quito.
Luego de la batalla de Carabobo y Cartagena (1821) es ascendido a Capitán y con ese grado forma parte de las tropas patriotas que combaten en Bomboná asegurando la independencia de Guayaquil (7 de abril de 1822); Junín (6 de agosto de 1823) que liberó al Norte del Perú y Ayacucho (9 de diciembre de 1824) que determinó la independencia total de ese virreinato. Al año siguiente (27 de agosto de 1825), el Libertador lo ascendió a Teniente coronel efectivo y dos años después se retiró del servicio militar para retornar al seno de su familia.
            Para 1827 cuando se produce el retorno del Teniente coronel Ramón Contasti a la Angostura, la provincia de Guayana junto con Barinas y Apure pertenecía al Departamento Orinoco bajo la jefatura de un intendente que a la sazón era el Pbro. José Félix Blanco con residencia en Barinas. El gobernador de Guayana era el general José Manuel Olivares y estaba la provincia dividida en los Cantones de Angostura, Upata, Piacoa, Caicara y San Fernando de Atabapo. Cada cantón gobernado por un juez político. La población total no pasaba de los 40 mil habitantes, la mayoría concentrada en Angostura.
            Esa fue la provincia que encontró Ramón Contasti cuando regresó a su ciudad natal, luciendo sus condecoraciones del Sur: Estrella de los Libertadores, Cruz de Boyacá y Busto del Libertador en Lima. Había dos bandos políticos, reflejo en cierto modo de los conservadores (Bolívar), partidarios del centralismo y de la República única e indivisible; y liberales (Santander) que propugnaban el federalismo bajo el concepto de mayor independencia y autonomía para cada Departamento.
           

lunes, 15 de octubre de 2012

El Pirata Bianchi

28 de agosto de 1814.  El General Manuel Piar impide a fuerza de cañonazos que las unidades tripuladas por patriotas lleguen a Margarita donde Bolívar y Mariño intentaban negociar con el Pirata José Bianchi la devolución del tesoro que la Iglesia había confiado a los patriotas para su resguardo, evitando que tras la Emigración de Oriente, el implacable José Tomás Boves se apropiara de esos valiosos caudales de oro y plata labrada.
            Los caraqueños, en número de veinte mil aproximadamente, acosados por Boves, habían emprendido penosa marcha hacia el Oriente y se hallaban en Cumaná  cuando la flotilla del comodoro Bianchi levó anclas y se dio a la vela con el tesoro (cajones llenos de plata y oro). En ese momento -26 de agosto de 1814- fueron a a avisar a Bolívar y Mariño, pero no lo localizaron, dando lugar a las más severas conjeturas, entre ellas,  que Bianchi había secuestrado a Bolívar y Mariño, como también se tejió la versión de que los dos jefes patriotas en connivencia con el pirata habían abandonado a los emigrados a su suerte llevándose de paso los barcos y el tesoro.
            Pero la verdad histórica refiere que Bianchi, ante la debacle por el avance impetuoso de los realistas, no quería correr el riesgo de perder o demorar el pago de 50.000 pesos que le adeudaba  la República, y decidió con la gente a su mando y luego de poner bajo arresto a Mariano Montilla y otros oficiales, darse a la mar con alhajas y armamentos para cobrarse los servicios que venía prestando.
            Bolívar y Mariño se percataron a tiempo del hecho y decidieron abordar el "Arrogante Guayanés" y "La Culebra" que formaban parte de la escuadrilla, para tratar de recuperar lo que Bianchi había decidido convertir en su botín.
            La presencia de Bolívar y Mariño en alta mar desconcertaron a Bianchi que convino en un arreglo tan pronto llegara a Margarita donde pensaba hacer aguada y tomar víveres, pero las fuerzas de Piar en la isla dispararon contra las unidades de la escuadrilla obligando a Bolívar y Mariño a negociar de buque a buque con el pirata.
            El 30 de agosto se pesó la plata y resultaron 104 arrobas brutas, tomando Bianchi una tercera parte y las otras dos los Generales Bolívar y Mariño.  Un cajón lleno de perlas fue echado a la suerte y quedó en manos del pirata.
            Bolívar y Mariño regresaron a Carúpano, el 3 de septiembre, pero fueron detenidos y declarados desertores por aclamación tumultuosa a la vez que José Félix Rivas (tío político de Bolívar) y Manuel Piar, asumieron el mando del Ejército.

domingo, 14 de octubre de 2012

Juan Vicente Cardozo


29 de agosto de 1783. Nació en Ciudad Bolívar Juan Vicente Cardozo, primer gobernador político de la provincia, presidente de la Municipalidad y diputado del Congreso de Angostura tras la campaña Libertadora de Guayana.
            Al lado de los Contasti, los Afanador y los Machado, Juan Vicente Cardozo se enroló en la lucha por la emancipación a partir de 1810 cuando siendo secretario del Ayuntamiento de Angostura, fue destituido por simpatizar con la junta Suprema de Caracas. Entonces fue perseguido hasta 1817 que se sumó a los patriotas que hicieron posible la toma de Angostura.
            Cardozo era un joven ilustrado nacido en Angostura el 29 de agosto de 1783, un mes más joven que el Libertador. Sus padres Juan Crisóstomo e Inés Margarita de Alén, peninsulares radicados en la provincia de Guayana desde la época  del gobernador Manuel Centurión, se esmeraron en darle la buena educación tanto  a él como a sus hermanos Juan Bautista y Casto, también incorporados, pero como civiles, al ejército republicano. Juan Vicente, entre todos, fue siempre el más destacado, hasta el punto de recibir la confianza del Libertador, quien lo nombró Gobernador político de la provincia y Presidente de la Municipalidad de la Capital, cargo que le fue ratificado por elecciones del 8 de diciembre de 1817.
            En esos comicios del 8 de diciembre de 1817 fueron elecciones para integrar la primera Municipalidad que se constituyó en Angostura después de ocupada la provincia por los patriotas, además de su presidente Juan Vicente Cardozo, Lorenzo Lezama (primer vocal-alguacil mayor), José Luis Cornieles (Segundo vocal-alcalde provincial), José Tomás Machado (tercer vocal-fiel ejecutor) Felipe Delepiami (cuarto vocal-padre de menores) Guillermo Grillet (quinto vocal-sindico procurador), Tomás de Urbina (sexto vocal-administrador de rentas) y Casiano Bezares (secretario). Como se percibe, entonces, acaso por escasez de personal idóneo, los concejales ejercían a la vez cargos administrativos dentro de la propia municipalidad.
            Esta municipalidad se instaló el primero de enero de 1818 y dictó su primera Ordenanza siete días después, dirigida a ponerle freno a los problemas de los cadáveres arrojados al Orinoco, a los limosneros, prostitutas, al libre tránsito por villas y ciudades y a las irreverencias contra la iglesia.

sábado, 13 de octubre de 2012

Carta de la Gran Colombia

30 de agosto de 1821  El Congreso Constituyente instalado en la Villa del Rosario de Cúcuta sancionó en forma definitiva la Carta Fundamental de la Gran Colombia que había sido dictada en Angostura en diciembre de 1819.
            El  Congreso se instaló el 6 de mayo de 1821 con 57 diputados de los que correspondían a las diecinueve provincias que pudieron practicar elecciones y designó presidente al granadino Félix Restrepo y vicepresidente a Fernando Peñalver, delegado por  Guayana..
            Según nos narra José Gil Fortoul en su Historia Constitucional de Venezuela, dos tendencias contradictorias dividieron a los diputados respecto del lazo constitucional que debía unir a las Provincias de Venezuela con las de Nueva Granada y Ecuador.  Una tendencia era partidaria porque cada Estado conservara su autonomía e independencia bajo un sistema de gobierno federativo, pero se impuso la tesis bolivariana y de Nariño del sistema centralista.
            El 12 de julio, el Congreso ratificó la Ley fundamental de la unión de los pueblos de Colombia dictada por el Congreso de Angostura y se les declaró “en un solo cuerpo de nación bajo el pacto expreso de que su gobierno es y será siempre popular y representativo”.
            De acuerdo con esta Constitución el Presidente y Vicepresidente de la República debían ser colombianos por nacimiento y tener las condiciones requeridas para senador.  Debían ser nombrados cada cuatro años por las asambleas de Provincia, pero la primera vez serían nombrados por la Constituyente, de manera que la elección recayó entonces sobres el Libertador Simón Bolívar como Presidente, y Vicepresidente Francisco de Paula Santander.  El Libertador se enteró de la elección en viaje de Maracaibo hacia Bogotá. – Contra esta Carta Fundamental se habrá de pronunciar después en 1828 la fracasada Convención de Ocaña que dio origen a la dictadura del Libertador. 

viernes, 12 de octubre de 2012

Independencia de Trinidad

 

31 de agosto de 1962.  Trinidad y Tobago que duante la colonia formaban parte de Guayana, proclamaron su independencia de la Gran Bretaña, luego que este país la concedió 26 días antes.
            Situada al nordeste de Venezuela, con una superficie de 4.848 kilómetros cuadrados, Trinidad, al igual que Tobago, fue descubierta por Cristóbal Colón en su tercer viaje a la América cuando también ha de tomar por primera vez agua del Orinoco.
            Ambas  islas fueron conquistadas y colonizadas por España y formaron parte de la Provincia de Guayana dependiente unas veces de la Audiencia de Santo Domingo y otras del Virreinato de Santa Fe.
            San José de Oruña, principal pueblo de Trinidad fundado por los conquistadores, y que llegó a ser asiento del Gobernador de la Provincia de Guayana,  fue blanco frecuente de los invasores británicos, holandeses y franceses.  Durante la guerra napoleónica los ingleses volvieron a invadirla y se apoderaron definitivamente de ella.  En 1802, España dejó de tener interés en la Isla y la cedió formalmente a Inglaterra mediante el llamado Tratado de Amiens, pero funcionaba administrativamente  separada de Tobago, que para entonces era colonia francesa.
            En 1899 Trinidad y Tobago resuelven su unidad administrativa y deciden posteriormente, en 1958, formar parte de la Federación de Antillas Británicas junto con Jamaica, Barbados e islas de Sotavento y Barlovento.  Al romperse la Federación en 1961, Trinidad y Tobago comenzaron a luchar por su independencia, la cual le fue concedida el 3 de agosto de 1962 y proclamada seguidamente el 31.  Ese mismo año pasó a integrar la Organización de las Naciones Unidas y en 1967 ingresó a la Organización de Estados Americanos.
            Trinidad y Tobago poblada por casi un millón de habitantes, se rigen por una monarquía constitucional dentro de la comunidad de naciones británicas en la que la corona está representada por un Gobernador General y el jefe del gobierno es un Primer Ministro responsable ante el Parlamento.

jueves, 11 de octubre de 2012

Berrío llega a Trinidad

Primero de septiembre de 1591. El Gobernador y Capitán de la Provincia de Guayana, el segoviano don Antonio de Berrío baja el río Orinoco hasta Trinidad al final de su tercera expedición por el Orinoco desde Cartagena de Indias en busca de la herencia que por manda testamentaria le había dejado su tío político, Gonzalo Jiménez de Quesada, fundador de Bogotá.
Berrío se hallaba en el Caroní, en las tierras del Cacique Morequito,  aguardando los socorros del Gobierno de la isla de Margarita, pero como transcurrían cinco meses y el auxilio no llegaba, Berrío, antes de que se le agotaran las municiones y se agravaran los 35 soldados que le quedaban, pues se hallaban casi todos débiles y enfermos, decidió bajar el Orinoco hasta Trinidad, que tanto le importaba ver y reconocer. Entró en ella el primero de septiembre de 1591 y permaneció allí durante veinte días. Halló que la tierra era buena, habitada por naturales muy domésticos, y apreció claramente que si no se poblaba de españoles aquella isla sería imposible penetrar la Guayana. Y habiendo visto y entendido lo dicho siguió navegando hasta Margarita y cuando llegó a la isla se enteró de que un Capitán Fajardo, con 35 soldados, despachado en su auxilio por el gobernador, hacía siete días que había salido en su busca y llegado hasta las propias tierras de Morequito, donde le atendieron holgadamente, pero en pago por el hospedaje, el muy ingrato robó las casas y hurtó trescientas indígenas que entonces se vendían como los negros.
            Berrío se quejó y Fajardo apenas estuvo preso dos días. El Gobernador de Margarita, Juan Sarmiento de Villandrando, terminó no congeniando con Berrío, por lo que éste pidió ayuda a Diego de  Osorio, Gobernador de Venezuela, a través de Domingo de Vera e Ibargoyen, diligente personaje que había conocido en la isla y a quien nombró su Maestro de Campo. Por otro lado envió a Cartagena a su hijo Fernando en solicitud de nuevos recursos para poder continuar la dura y costosa empresa doradista. Osorio le envió treinta soldados españoles con los cuales completó ochenta, sumados los que le quedaban de la expedición más otros reclutados en la propia isla. Con ellos se propuso iniciar el poblamiento de Guayana comenzando por Trinidad, de la cual tomó posesión en 1592 y a través de su lugar teniente, Domingo de Vera e Ibargoyen  fundó en la parte norte a San José de Oruña.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Bandas Piar y Dalla Costa

2 de septiembre de 1863. El Presidente provisional del Estado Bolívar, Miguel Aristeguieta, decidió la reorganización  de las Bandas Piar y Juan Bautista Dalla Costa por haber decaído después que sus fundadores Pepe Mármol y Leopoldo Sucre Moor la dejaron en manos de sus componentes más aprovechados.  
A la Banda Municipal creada en 1860 bajo la dirección de Pepe Mármol, el Concejo la bautizó con el nombre de Juan Bautista Dalla Costa en homenaje a quien fuera tertuliano del Libertador, regidor municipal y  valioso colaborador de la causa republicana.  Paralelamente,  a la Banda del Cuerpo de Artillería, dirigida por Leopoldo Sucre Moor, el entonces Presidente del Estado, Bibiano Vidal, le asignó el nombre de Manuel Piar, héroe de la Independencia, al lado del cual él había peleado en la Batalla de San Félix.
            Concluida su labor y dejando las bandas en manos de los músicos más aprovechados, tanto Mármol como Sucre regresaron a Caracas, pero debido a la falta de recursos no satisfechos a tiempo, ambas bandas decayeron en forma tal que el 2 de septiembre de 1863, el Presidente provisional del Estado, Miguel Aristeguieta, decidió su reorganización.  Entonces,  la Dalla Costa la puso en manos  del Teniente Juan Oleaga y la Piar, a cargo del subteniente Félix Bello, las dos bandas bajo la dirección  general del capitán Jaime  Farmiere, las cuales debían alternarse cuatro veces por semana en la retreta.
            Pero a juicio del nuevo presidente del Estado Soberano de Guayana, general José Loreto Arismendi, la Banda Dalla Costa estaba muy mal, no progresaba por lo que la puso en manos de Federico Villena.  Tampoco acierta y en 1876 tiene que venir José Mármol y Muñoz de Caracas para rescatarlas de la “incuria y desaplicación de los alumnos, condescendencia injustificable que sus atribuciones no le permiten ni tampoco  el celo de su reputación”. 

martes, 9 de octubre de 2012

Semanario El Telégrafo

3 de septiembre de 1839.  Apareció “El Telégrafo”, semanario político alineado con el pensamiento liberal de los seguidores del viejo Juan Bautista Dalla Costa, comerciante veronés  radicado en Guayana desde los tiempos finales de la Colonia, pero que colaboró con la causa de los patriotas.
            El afloramiento de los partidos políticos: de un lado los Conservadores del gobierno de José Antonio Páez, representados en Angostura por el prócer militar Tomás de Heres y del otro, los liberales, liderados por Juan Bautista Dalla Costa, avivó la llama del periodismo en Guayana. De suerte que al calor del interés político, el vacío de tres decenios que se produjo con la extinción del Correo del Orinoco, vino a llenarlo El Telégrafo.
            El Telégrafo fue impreso en la segunda prensa establecida en Angostura luego de la The Washington Press, donde se editó entre 1819 y 1822 el hebdomadario de los patriotas. Fue adquirida por Lorenzo de Ayala y Hermanos, precisamente, a través de la firma comercial Juan Bautista Dalla Costa e hijos. Para operarla se contrató al joven tipógrafo italiano Pedro José Cristiano Vicentini, quien se radicó en Angostura desde el año 1839.
            La Prensa tipográfica totalmente dotada llegó a la Angostura del Orinoco, a fines de diciembre de 1838 y a los nueve meses siguientes, el 3 de septiembre de 1839, apareció, previo prospecto, la primera edición de cien ejemplares de El Telégrafo con el siguiente lema: “Periódico consagrado a los deseos del pueblo y con sólo el objeto de su exclusivo bien”. Daba cabida a toda información vinculada con el movimiento mercantil, marítimo-fluvial comercial, social, religioso, judicial y político. En lo político tenía una sola línea: combatir al gobierno que desde la Comandancia de Armas influenciaba el caudillo Tomás de Heres. Pero un periódico de provincia con una línea semejante era imposible que se sostuviera, pero los adversarios del Gobierno encontraron una forma de evadir los controles, y fue editando periódicos de vida efímera, pero cada vez con mayor vigor combativo. Así tenemos que de septiembre a diciembre de 1839 circularon, además de El Telégrafo, El Campanero y Cuatro contra tres. Este último sin eufemismo. Crudo y desafiante: “Esta es una publicación periódica que persigue un fin: destruir a Heres, acabar con un sistema que considera nefasto para toda la Provincia”.

lunes, 8 de octubre de 2012

López Contreras visita Ciudad Bolívar


4 de septiembre de 1938. En su tercer año de Gobierno, el Presidente Eleazar López Contreras visitó Ciudad Bolívar.  Fue recibido en la Alameda por doce mil personas.  Llegó en el cañonero “Rafael Urdaneta” y se dirigió a pie hasta la Plaza Bolívar.  Visitó los edificios del Gobierno así como las obras construidas y en construcción.  Visitó el barrio Perro Seco, inundado; el Liceo Peñalver, en la Casa del Congreso de Angostura; el Cuartel del Capitolio donde fue recibido por el coronel  Juan Bautista Paz, comandante del Batallón Rivas; visitó el pueblito y muy cerca El Matadero; Santa Ana, la Cárcel Pública, el Mercado y el Hospital Las Mercedes.
En un acto en su honor tributádole en el Club de Comercio tocó algunos puntos de su gestión y aclaró que su gobierno “no es un gobierno de fuerza, sino de convencimiento; no de fuerza, sino de ley, y la ley es dura, pero los hombres y los Gobiernos, con un poco de buena voluntad, lograrán no violarla”.
En esa ocasión dijo haber constatado el estado de miseria de la población de San Félix debido al aislamiento y prometió además de un vasto plan minero, incluir la carretera a San Félix en el Plan Trienal.  También informó sobre las bondades del Reglamento dictado por él sobre navegación y comercio de cabotaje en el Orinoco y demás ríos.
Se regresó el mismo día y al llegar al Caño San Juan se trasladó al “Leandro”, yate presidencial, para seguir hasta Maturín, ciudad natal de su esposa, quien se había separado de la comitiva para viajar a Trinidad.
Lo despidió su Gobernador el Dr. José Benigno Rendón, quien ejerció el mando durante tres años, vale decir, hasta septiembre de ese mismo año  1938.  Durante ese trienio realizó las siguientes obras: Construcción del Asilo de Enajenados, construcción y ensanche del Hospital Ruiz y del Palacio de Gobierno, pavimentación de las calles Libertad, Bolívar entre Dalla Costa e Igualdad; sistema de cloacas de casi todas las calles, administración y cristalización de la cosecha de sarrapia, pavimentación de las calles Venezuela, Dalla Costa, Zea y Babilonia; empedrado de la calle Bolívar, desde el garage de Félix Tomassi  hasta la esquina que da a la Laguna así como la calle Santa Ana, desde la esquina de Rafael Valladares hasta La Logia Asilo de la Paz.

domingo, 7 de octubre de 2012

Natalicio de Ramón Isidro Montes


5 de septiembre de 1826. Nació en Angostura, el poeta, educador, político y fundador de lo estudios universitarios en Guayana,  Ramón Isidro Montes.  Vivió 63 años y falleció el 10 de junio de 1889.  Perteneció integralmente al siglo diecinueve, el siglo de los avatares republicanos y de los hombres de la nacionalidad.
Su abuelo, Juan Montes, fue uno de esos hombres.  Coetáneo y paisano del Libertador, lo acompañó fielmente en todas sus empresas emancipadoras, desde 1810 cuando Caracas despertó de su letargo colonialista hasta que tomada Angostura por los patriotas se radicó en ella hasta  ser sepultado en 1870 con el grado de General de División. En tierra orinoquense nacieron todos sus hijos, entre ellos, Juan Montes Salas, fundador en 1830 de la Botica Bolivariana.  Casado  con María de las Nieves Cornieles, hija de José Luis Cornieles  y María Josefa Vélez,  propietarios de la casa de San Isidro donde vivió el Libertador y del inmueble de la calle La Muralla en la que  fue editado el Correo del Orinoco.
            Juan Montes Salas se casó dos veces y tuvo 19 hijos.  Diez en su primer matrimonio con María de las Nieves Cornieles y nueve en el segundo, tras enviudar y casarse con Isabel Dávila.  Tres de sus hijos siguieron la carrera universitaria: Andrés Jesús y Juan, quienes   se doctoraron en Farmacia siguiendo la orientación vocacional de su padre, y Ramón Isidro graduado, primero de Teniente de Ingenieros en la Academia de Matemáticas fundada por Juan Manuel Cajigal y  Licenciado en Ciencias Políticas un año después, 1848, en la Universidad Central de Venezuela.
 Ramón Isidro Montes destacó como estudiante, tanto en el Colegio Nacional de Guayana donde ingresó en 1840 entre los primeros matriculados bajo la rectoría de Andrés Eusebio Level, como en Caracas donde realizó estudios de educación superior.  En 1846, antes de graduarse, ya ejercía funciones docentes en la especialidad de matemática y latinidad, y escribía en los medios impresos de la capital.  Ese mismo año, junto con otros hombres de letras participó en el homenaje tributado a Andrés Bello en el aniversario de su natalicio.  Su vocación de humanista era evidente y quedó demostrado cuando abandonó las ciencias áridas para seguir la carrera de ciencias políticas.
  Con el diploma de licenciado en sus manos dejó en 1849  el frío valle del Ávila, lar de su gran ascendiente, y se regresó a Ciudad Bolívar para ocupar la máxima autoridad del  Colegio donde había aprendido gramática y latinidad. 


sábado, 6 de octubre de 2012

El Boletín Comercial

9 de septiembre de 1862.  El Boletín Comercial, bisemanario, es convertido en trisemanario  para competir con la Revista Mercantil de Carlos María Martínez, antiguo socio de Andrés Jesús Montes, fundador de El Boletín Comercial, editado en la cuarta imprenta instalada en Ciudad Bolívar.
            En 1862, Martínez rompió la relación comercial que tenía con Montes e inició por su cuenta el 9 de mayo de ese año la publicación trimestral de la Revista Mercantil.  Montes entonces se asoció con el tipógrafo caraqueño Santiago Ochoa y para no quedarse atrás convirtió también en trimestral El Boletín Comercial (9 de septiembre de 1862).
Tratando de mejorar las posibilidades de su publicación, Montes, forzado por los costos, aprovechó la oferta que desde La Guaira  le hiciera el tipógrafo Jesús María Ortega y se asoció a éste en 1864. Al año siguiente, a objeto de que El Boletín Comercial se transformara en el primer diario vespertino de la región, Montes vendió su parte en la empresa a Pablo María Rodríguez y bajo la dirección de este impresor salido de la escuela del tipógrafo italiano Cristiano  Vicentini, El Boletín Comercial se hizo diario a partir del primero de septiembre de 1865, contando con el apoyo de los Gobiernos que se sucedieron en la provincia hasta el ascenso de Guzmán Blanco al Poder.
            Para contrarrestar las opiniones antiguzmancistas del Boletín, el liberal Juan Manuel Sucre fundó El Orden bajo la invocación de Paz, Libertad y Progreso. Era el periódico de la Revolución de Abril que llevó a Guzmán Blanco al Poder y a Juan Bautista Dalla Costa hijo al Gobierno del Estado Bolívar.
            Cumplida su misión con vocación de periódico regionalista, bien informado, dio paso a otras publicaciones. En cuando a El Boletín Comercial, no pudo resistir por más tiempo. En 1872, los liberales del guzmancismo bolivarenses lo llevaron irremisiblemente a la quiebra eliminándole la pauta publicitaria oficial. El Taller de impresión del periódico fue judicialmente rematado y quedó en manos de Julio Simón Machado, quien reanudó en ese taller el diarismo con El Centinela de Oriente que llegó a alcanzar un tiraje récord de 800 ejemplares.


viernes, 5 de octubre de 2012

José Francisco Calloca



10 de septiembre de 1908. José Francisco Calloca, quien al lado de su paisano italiano Miguel Denti ejercía la subdirección de la Banda del Estado y participaba además ejecutando el clarinete, es comisionado por el Gobierno para organizar la Banda Marcial del Batallón “21 de Diciembre” acantonado en la ciudad.  El 10 de septiembre de 1908 debuta dicha  Banda Marcial y desde entonces se alternaba por las tardes en las retretas de la Alameda, Plaza Miranda y Plaza Arismendi.
Dado el éxito de Calloca en la fundación de la Banda, es requerido desde Caracas como maestro instructor de un regimiento y el Viernes Santo de 1914  estrena en el Templo Altagracia su composición “La Paráfrasis de Job”.  Al año siguiente vuelve a Ciudad Bolívar contratado por el Gobierno de Marcelino Torres García para ponerse al frente de una Academia de Música creada por el Ejecutivo con vista a la reestructuración de la Banda del Estado, debilitada por carencia de instrumentistas.  Manuel Jara Colmenares pasa entonces a dirigir la Banda Marcial del Batallón Rivas que ha venido a acantonarse en la ciudad.
El 19 de diciembre de 1916, el Presidente del Estado, general Marcelino Torres García, decreta la creación de la Banda Gómez del Estado y designa a José Francisco Calloca como director.  Este forma la Banda con los egresados de la Academia de Música y los equipa con uniformes e instrumentos importados de Italia.  De la casa italiana Adolfo Lapiani llegan dos juegos de 44 uniformes de gala y de media gala.  Los primeros de excelente paño negro, tipo dolmen, de dos hileras de botones plateados y brandeburgos blancos y azules, más su correspondiente kepis de forma alta, semejantes al usado por ciertos cuerpos  de la infantería italiana, con plumero blanco y azul, cucarda en los colores venezolanos y una lira plateada, y los segundos de dril y kaki  con sus distintivos e insignias.

jueves, 4 de octubre de 2012

Colegio de Farmacéuticos

11 de septiembre de 1949.  Constitución del Colegkio de Farmacéuticos del Estado Bolívar.  Para entonces mandaba en Venezuela una Junta Militatr presidida por el coronel Carlos Delgado Chalbaud e integrada por los coroneles Marcos Pérez Jiménez y Luis Felipe Llovera Páez, éste útimo naivo de Ciudad Bolívar.  El Gobernador del Estado era José Barceló Vidal, esde diciembre del 48.
Ese día 11 de noviembre de 1949, se reunieron en el local de la Farmacia "Del Valle" los doctores J. M. Montes Ávila, en repre­sentación propia y de Manssur Raíz; F. Crespo, J. Loreto Rodríguez, Raúl Gambas, Juan Requesens, CorinaAtías, Miguel Salmerón Gómez, Hernán Meinhard hijo, Fermín Bello Dalla Costa y Luis S. Carras­queño, para constituir el Colegio y designar la Junta Directiva, la cual quedó presidida por el doctor Herman Meinhard hijo; Secretario, doctor Luis S. Carrasqero y Tesorero, doctor Fermín Bello Dalla Costa. El Tribunal Disciplinario quedó diferido hasta tanto se formalizara la inscripción total de los farmacéuticos activos en el Estado, lo cual se cumplió en la sesión del 10 de enero del año siguiente cuando al fin se nombró el Tribunal integrado por los doctores M. A. Salmerón Gómez, J. A. Montes Ávila y Corroa Atlas.
El doctor Fermín Bello no se aguantó mucho tiempo en la Tesorería por lo que en la tercera sesión del Colegio renunció y en su lugar fue nombrado el doctor M. A. Salmerón.
Así con esta Junta Directiva se inició el Colegio de Farma­céuticos del Estado Bolívar y por ella han pasado en calidad de Presi­dentes, además del primero Hernán Meinhard; los doctores Juan Requesens, Fermín Bello Dalla Costa, Ramón Castro, Alfredo Hernández, Andrés Bello Bilancieri, Miguel Guevara Madrid, Pedro M. Casado Esteves, Orlando Urdaneta, Paúl von Buren, Jesús Martínez, Gilberto León, Diana Hernández, Bismark Ortiz, Saúl Gutiérrez, Marina López Mendoza, Maria Elena Moar,